domingo, 12 de marzo de 2017

¡Cómo puedes comer eso!

¡Cómo puedes comer eso!, de Christophe Brusset (ed. Península, 2017) es un ensayo que se presenta como un juicio sumarísimo (y severísimo) a la industria alimentaria, un libro imprescindible para todo aquel que quiera conocer los entresijos del sistema alimentario, cómo funciona, qué intereses mueven a las grandes compañías, cómo logran actuar con total impunidad, cuáles son sus tácticas, la manipulación a la que someten al consumidor, etc.

Una herramienta muy útil que cumple con el loable propósito del autor de invitar al lector a tomar la iniciativa, interesarse por lo que come y tomar las medidas adecuadas: "Toma las riendas de tu alimentación, come de manera sana y ojalá puedas vivir mucho tiempo con buena salud". 


Christophe Brusset ha trabajado durante más de veinte años en la industria agroalimentaria como ingeniero, comprador, bróker o director de compras, tanto en pequeñas y medianas empresas como en grandes grupos, no solo en Francia sino también en el ámbito internacional.

Su experiencia profesional le llevó a darse cuenta de que su concepto idealizado sobre la alimentación no se correspondía con la realidad que vivía. Con este libro se ha propuesto romper la ley del silencio que rige en esta industria y dar a conocer las prácticas fraudulentas que forman parte del día a día de estas empresas. Y no lo hace con un propósito morboso o vengativo, sino con la esperanza de que el consumidor abra los ojos a esta terrible realidad y tome las medidas oportunas dentro de sus posibilidades, además de presionar a políticos, asociaciones, etc, para que se adopten normas y leyes que de verdad controlen de forma eficiente y segura los alimentos.

Partiendo de la base de que "somos lo que comemos" este tipo de libros se convierten en fuentes de valiosa información para un consumidor que se siente impotente ante la opacidad de un sistema en el que la transpariencia brilla por su ausencia convirtiendo la compra de cualquier producto en un acto de fe ciega. El consumidor puede adoptar la posición fácil de cerrar los ojos y seguir comiendo lo que tenga a mano sin plantearse nada más o informarse y afrontar preguntas incómodas, que no son fáciles de responder, pero que exigen encontrar respuesta para nuestra tranquilidad: "¿Sabes cómo comer? ¿Te has preguntado qué lugar ocupa la alimentación en tu vida? ¿Y qué es bueno? ¿Qué significa "comer sano"? ¿Tan importante es? ¿Para nosotros o para nuestros hijos?

El ciudadano de a pie no tiene recursos para abordar estos interrogantes o para conocer de primera mano qué está sucediendo en la industria alimentaria. Por eso necesita ayuda externa, de aquellos que han formado parte de esta industria, como es el caso del autor, y pueden revelarnos los detalles que intentan esconder, "el lado oscuro" de esta industria.

Eso sí, estamos ante un libro no apto para escrupulosos, y es que vamos a encontrar con carne de caballo vendida como carne de buey, té verde chino rico en pesticidas, azafrán español que en realidad es iraní, mermelada de fresa sin fresas, guindilla india aderezada con excrementos de ratón, leche infantil al toque de melamina… todo un rosario de escabrosas revelaciones que no forman parte del ámbito conspiratorio sino de la triste realidad de esta industria.

Si esto no nos tranquiliza, menos aún lo hará saber cómo funcionan las leyes y las organizaciones que deberían controlar lo que comemos y que sólo contribuyen a "alimentar" un sistema corrupto, en el que la codicia y la ambición se imponen a la salud y a la seguridad del cliente, manipulando las fechas de caducidad, alterando características de los productos, falsificando información, etc.

La lectura de este libro nos supondrá una experiencia incómoda pero imprescindible para todo aquel que quiera adoptar una actitud responsable con su alimentación. Y nos dejará con una clara advertencia sobre la que construir nuestras decisiones en todo lo relacionado con la alimentación: «lo único que les interesa de ti a los industriales, al igual que a las cadenas de grandes superficies, es tu dinero, no tu felicidad ni tu salud. Recuérdalo siempre. Así que no confíes en nadie, mantente atento y, sobre todo, ¡sé exigente! Eres tú quien, frente a los estantes de las tiendas, decide comprar o no lo que le presentan. Utiliza ese poder para lograr cambiar las cosas.»

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.