jueves, 9 de febrero de 2017

Patton. La guerra como la conocí

Todos los aficionados a la historia y, concretamente, lo que quieren conocer más en profundidad todo lo relacionado con la Segunda Guerra Mundial estamos de enhorabuena con la publicación por primera vez en español de las fascinantes memorias del legendario general Patton.

Ediciones Platea publica La guerra como la conocí en la que el general George S. Patton valiéndose de sus memorias y diarios de guerra, a veces escritos pocas horas después de los combates, relata de forma espectacular la campaña arrolladora de su célebre Tercer Ejército a través de toda Europa occidental hasta el momento final de la victoria aliada.

Un tesoro histórico que ya sólo por la curiosidad vale la pena leer, pero más aún porque nos ayuda a comprender la personalidad de un personaje clave en la historia y nos aporta luz sobre algunos de los principales episodios de la Segunda Guerra Mundial, a los que asistiremos en primera línea de combate y de liderazgo.


George S. Patton Jr.: Nació en San Gabriel, California, el 11 de noviembre de 1885. Ingresó en la Academia Militar de West Point en 1904 y recibió su despacho como segundo teniente de caballería el 22 de junio de 1909. A lo largo de su carrera:

Participó en la Expedición Punitiva a México en 1917 como ayudante del general Pershing.

Marchó a Francia en mayo de 1917 como miembro del estado mayor del general Pershing.

Presenció en Cambrai la primera vez que se emplearon carros de combate a gran escala y fue herido durante la ofensiva del Mosa-Argonne.

Ascendió de capitán a mayor general en el periodo de entreguerras.

Desembarcó con las tropas norteamericanas en el Norte de África el 8 de noviembre de 1942.

Mandó el Séptimo Ejército en Sicilia, el Tercer Ejército en Francia y el Decimoquinto Ejército en la zona de ocupación norteamericana de Alemania.

Entre otras condecoraciones obtenidas durante la Primera y Segunda Guerras Mundiales, es poseedor de la Cruz de Servicio Distinguido con una Hoja de Robe, la Medalla por Servicio Distinguido con dos Hojas de Roble, y la Legión al Mérito y la Estrella de Plata.

El general Patton murió en Alemania en diciembre de 1945, a consecuencia de un extraño accidente de automóvil.

Es innegable que las memorias de un personaje de tal calibre resultan de un atractivo irresistible. Publicadas por primera vez en 1947 estas memorias nos ofrecen además una perspectiva privilegiada de las estrategias trazadas, las decisiones tomas, algo que normalmente leemos como hechos consumados, pero que en este libro conocemos desde la perspectiva del que tiene que tomar la decisión, improvisando si es preciso, pero casi siempre meditando, sopesando y reflexionando, mostrándonos así algunas de las claves de su peculiar carácter.

Patton es un personaje de extremos y contrastes, de esos que no te dejan indiferente. Su relato resulta fascinante, sorprende la normalidad con la que explica episodios cotidianos, ofrece datos sobre bajas, heridos, prisioneros, etc, explica aspectos curiosos sobre estrategias, escenarios y episodios que protagoniza, realiza reflexiones profundas o analiza decisiones del Alto Mando y a otros personajes igualmente emblemáticos.

Ha sido ampliamente considerado como el mejor comandante de campo del ejército estadounidense de la Segunda Guerra Mundial, y sin duda fue uno de los más temidos por los alemanes, por algo nunca fue derrotado. Con un carácter arrrogante, podía ser culto a la vez que vulgar y grosero, orgullo y humilde, un torrente de sentimientos, ideas y sensaciones que en el campo de batalla se plasmaban en una visión agresiva, implacable, con una voluntad de acero y una intuición insuperable para adelantarse a los movimientos del enemigo.

La muerte prematura de Patton truncó una autobiografía que algunos han llegado a afirmar que podría haber sido el mejor libro sobre la Segunda Guerra Mundial. Pero lo que dejó, esta memoria de guerra póstuma es suficiente para darnos cuenta de la dimensión histórica y personal de unos de esos personajes que marcan la historia y cuyo carácter no sólo lo descubrimos durante su vida sino también con su epitafio que él mismo escribió: «Si es mi destino morir, permíteme que lo haga con coraje y honor, en una manera que inflija el mayor daño posible al enemigo, y por favor, oh Señor, protege y guía a aquellos a los que deba dejar atrás». No hay mejor forma de describirlo...

Para completar la lectura podemos encontrar material adicional en la web de la editorial:  Entrar aquí. Una recopilación de una colección de fotografías y videos que enriquecen un plato ya de por sí apetitoso para ser devorado.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.