martes, 24 de enero de 2017

Los prisioneros del paraíso

En Los prisioneros del paraíso (Galaxia Gutenberg, 2017) Xavier Güell nos ofrece una emotiva e intensa novela histórica de esas que llegan al corazón y se quedan grabadas en el lector una vez terminada la lectura.

Una historia de lucha, amor, dolor y separación que nos acerca al terror de los campos de concentración nazis a través de un episodio sorprendente que nos muestra que todavía quedan muchas historias que contar sobre el holocausto y que es necesario conocer para honrar la memoria de las victimas.

Xavier Güell (Barcelona, 1956) estudió en los conservatorios de Barcelona y Madrid y dirección de orquesta con Franco Ferrara en Italia, con Sergiu Celibidache en Alemania y con Leonard Bernstein en Estados Unidos. Durante años dirigió orquestas en España y otros países y produjo innumerables estrenos de los mayores compositores de nuestro tiempo, siendo una de las personas que más ha hecho por la difusión de la música contemporánea en nuestro país.

En 2015 publica su primer libro, La música de la memoria, con el que seduce a miles de lectores con su narración en primera persona de la vida y la obra de siete de los grandes genios de la música: Beethoven, Schubert, Schumann, Brahms, Liszt, Wagner y Mahler.

Los prisioneros del paraíso comienza en Praga, el 10 de agosto de 1942. Hans Krasa, compositor y director de orquesta checo de origen judío, es arrestado por las SS y enviado al campo de concentración de Theresienstadt. Tiene 42 años. Junto a él, son confinados los compositores Gideon Klein, Pavel Haas y Viktor Ullmann, y un buen número de músicos y cantantes.

El Tercer Reich tiene que mejorar su imagen ante la opinión pública internacional. Empezaba a saberse la verdad sobre lo que ocurría en los campos de concentración, aunque el mundo todavía no se daba crédito a lo que hasta ese momento eran sólo rumores. La Cruz Roja y otras organizaciones internacionales quieren comprobarlo sobre le terreno.

Los mandos nazis, encabezados por Adolf Eichmann, necesitan una tapadera para mostrar al mundo que a los judíos no solo no se les extermina, sino que se les permite mantener una vida completa. El judío Otto Zucker, vicedecano del campo de concentración de Theresienstadt, un arquitecto, ingeniero y excelente músico con una voluntad apasionada, valiente e inquebrantable ve en esta situación la posibilidad de mejorar la situación de los prisioneros del campo.

Acostumbrado a afrontar, por difícil que fuera, con absoluta determinación, solicita la ayuda de Hans y el resto de músicos para convencer a los nazis de que aprovechen los talentos musicales y artísticos de los prisioneros y conviertan el campo en un paraíso musical. Un plan desesperado en el que los nazis ven una oportunidad para lavar su imagen y los prisioneros una ocasión para demostrar al mundo "que el arte, la cultura y sobre todo la música son las únicas vías que nos salvarán de la barbarie y la irracionalidad".

En el éxito de la propuesta tendrá un papel fundamental Elisabeth von Leuenberg, esposa del comandante del campo, una de las más brillantes especialistas en ingeniería genética, antropología física y herencia biológica, que forma parte de un instituto en el que experimentan con órganos humanos que les envían desde los campos de concentración. Su objetivo es intentar "desentrañar el secreto de la vida y posibilitar nacimientos múltiples con rasgos arios conseguidos por medio de la manipulación y así garantizar la pureza racial de las futuras generaciones de alemanes".

Pero bajo la superficie Elisabeth esconde un corazón sensible con un conflicto interior en el que el arrepentimiento intenta abrirse paso. Un alma atormentada necesitada de redención que Hans sabrá captar en toda su esencia, además de descubrir qué vinculo le une a una mujer por la que se sienta unido de forma enigmática.

Con estos ingredientes el autor ha construido una historia impactante, que nos sólo nos ayuda a comprender mejor las claves del auge del nazismo, sus raíces, su aceptación entre la población o las ideas demenciales de monstruos como Mengele o Eichmann, sino que rinde homenaje a sus víctimas y nos acerca a unos personajes que viven, sufren y sienten con una intensidad que contagia al lector y nos abre una luz en medio de las tinieblas, con la música como gran protagonista abriéndose paso en medio del terror nazi que se resume de forma musical como "un himno a la destrucción, al horror, a la barbarie que desde tiempo inmemorial baña la tierra afligida y de muestra que el hombre ha sido siempre una bestia para el hombre".

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.