martes, 31 de enero de 2017

¿Ha llegado ya la bisagra? Y otros disparates farmacéuticos

¿Ha llegado ya la "Bisagra"?  (ed. Martínez Roca, 2017) es una divertida recopilación de anécdotas que Guillermo Navarro, farmacéutico ya jubilado, comparte con los lectores con la ayuda del guionista Mario Albelo ofreciéndonos una obra que nos deparará una lectura muy divertida con toda una serie de disparates, equívocos y clientes de lo más variopinto.


Guillermo Navarro comenzó a estudiar Farmacia en la Universidad Complutense de Madrid en 1966 tras sentir la vocación y la necesidad de ayudar a la gente. Le gusta la frase "los laboratorios fabrican medicamentos. Los farmacéuticos, sin embargo, entregamos esperanza" y ese ha sido el leit motiv de su vida.

En 1978 decidió abrir en Madrid una farmacia, la Farmacia Navarro; y durante más de treinta años ha trabajado junto a un equipo de personas que él define como maravillosos. Ahora ya está jubilado y ha sido cuando ha decidido ponerse a escribir y reunir en este libro todas las anécdotas que ha ido viviendo a lo largo de sus años de trabajo.

En la introducción el autor abre su corazón para mostrar su vocación al elegir una profesión que le permitía ganarse el pan de la manera más digna: "poniendo mi granito de arena en hacer la vida de los demás un poco más fácil". Pero las más de tres décadas de trabajo no sólo le sirvieron para servir al prójimo, sino también asistir tras el mostrador de su farmacia a toda una serie de escenas pintorescas en un lugar que es "un caldo de cultivo idóneo para la comedia espontánea y no intencionada".

Con el paso de los años Guillermo y su equipo fueron escribiendo su anecdotario particular, con el único propósito de pasar un buen rato, pero que ahora cobra vida en un libro por el que desfilarán personajes típicos que pasan por toda farmacia:

- El tímido que recurría a mil eufemismos para pedir preservativos.

- Señoras que se bebían los sobres de crema para la cara.

- Las mujeres que no podían pagar y compraban «a cuenta».

- Los drogadictos que buscaban mil artimañas y falsificaciones para conseguir barbitúricos.

- Gente que confundía los "virus resistentes" con "virus irresistibles".

- Los compradores compulsivos de cualquier novedad que se anuncia en la tele, aunque no se vendiera en botica.

- Los enfermos reales o imaginarios que ven en el boticario al médico, confesor y psicólogo.

- Y las notas de todo tipo con que mandaban al niño a la farmacia y que había que interpretar y descifrar.

Los problemas de los clientes con las básculas, noches de guardia que demuestran que la mala suerte existe, consultas estrambóticas que nada tienen que ver con el mundo de la salud, atracadores chapuceros que terminan convirtiéndose en la competencia, los estragos causados por las series de televisión como House o Urgencias o las épocas de exámenes en las que hordas de estudiantes acuden en busca de ayuda "extra" para aprobar, son algunos de los escenarios, episodios y personajes que el autor nos desvela con gran sentido del humor y con mucho cariño por su profesión y sus clientes.

Entre los capítulos, el autor intercala "falsos prospectos" en los que realiza una divertida presentación de algunos clientes y situaciones siguiendo el esquema de los prospectos de medicamentos. Finalmente, añade una selección de notas que han ido guardado durante estos años y contienen toda una serie de equívocos, errores gramaticales y explicaciones muy peculiares que completan una propuesta muy divertida y entretenida,

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.