jueves, 17 de noviembre de 2016

Un abogado rebelde, de John Grisham

John Grisham vuelve a ofrecernos un thriller apasionante y cautivador con Un abogado rebelde (Plaza & Janés, 2016) una novela que confirma que el "maestro del thriller legal" sigue en plena forma con tramas adictivas, ingeniosas y valientes que ponen el dedo en la llega de las problemáticas americanas sociales, judiciales y políticas, además de construir, en esta ocasión, un protagonista original, único, diferente a lo que nos tiene acostumbrados, un personaje que llega para sacudir conciencias, plantear encrucijadas morales y propone una lectura incómoda, que no nos dejará indiferentes y que nos mantendrá en vilo de principio a fin. En resumen, Grisham en estado puro elevando el listón de calidad y sorpresa un poco más...


Grisham no necesita presentación ni recomendación, raro será el que no haya leído alguno de sus libros o haya disfrutado con alguna de las múltiples películas que han adaptado sus novelas, con mayor o menor acierto, casi siempre lo primero. En ambos caso estoy seguro que las historias planteadas por el autor habrá dejado un buen sabor de boca en el lector o espectador, y es que Grisham tiene la capacidad de satisfacer las expectativas creadas sin recurrir a fuegos de artificio, recurriendo a su talento, compromiso social, experiencia y conocimiento de las lagunas, injusticias y corruptelas del sistema judicial americano. Aún así, si todavía queda algún despistado os dejo con una breve reseña del autor y una selección de críticas antes de entrar en el contenido de la novela.

John Grisham (Jonesboro, Arkansas, 1955) se dedicaba a la abogacía antes de convertirse en un escritor de éxito mundial. Desde que publicó su primera novela en 1988, ha escrito casi una por año. Todas sin excepción han sido best sellers y ocho de ellas han resultado ser una magnífica fuente de guiones para el cine. Entre sus obras destacan los siguientes títulos, todos ellos convertidos también en películas de éxito: Tiempo de matar, La tapadera, El informe Pelícano, El cliente, Cámara de gas, Legítima defensa, El jurado. Sus últimas obras publicadas en España son: La apelación, El profesional, La trampa, La confesión, Los litigantes, El estafador, La herencia, El cliente y las novelas juveniles de la serie «Theodore Boone». John Grisham vive con su esposa y sus dos hijos a caballo entre Virginia y Mississippi.

Críticas:
«Espectacular.» The Washington Post

«El mejor autor vivo de thriller.» Ken Follett

«Grisham ha dado un paso adelante en una nueva dirección en el terreno de la intriga.» Janet Maslin, The New York Times

«La obra de Grisham (siempre el mejor entretenimiento posible) evoluciona hacia algo más serio, con más fuerza, más digno de su extraordinario talento.» Patrick Anderson, The Washington Post

«Sebastian Rudd es como un Philip Marlowe del siglo XXI con una voz directa, tosca, áspera, pedante a la vez que poética.» Benjamin Percy, The New York Times Book Review

«Fantástico, ingenioso... Grisham todavía consigue que parezca fácil.» Maureen Corrigan, The Washington Post

«Cautivador y entretenido. Grisham encuentra el drama en las pequeñas escaramuzas que tienen lugar en nuestro sistema legal cada día.» Charles Finch, USA Today

Con estos precedentes ya hay razones suficientes para hincarle el diente a la novela y dejarse llevar por la pluma de Grisham, la potencia del perfil del protagonista y la trama adictiva que se nos propone. Y es que el escritor ha construido uno de los personajes más sorprendentes de su larga y exitosa carrera literaria. Sebastian Rudd no es el típico abogado: lleva arma y su oficina es una camioneta a prueba de balas conducida por su guardaespaldas, que a su vez es su asistente legal y único amigo. Defiende a quienes otros no querrían ni ver: un drogadicto, un chico tatuado que supuestamente forma parte de un culto satánico acusado de acosar y matar a dos niñas pequeñas, un criminal en el corredor de la muerte, un hombre arrestado por disparar a unos geo al entrar por error en su casa...

¿Por qué estos clientes? Porque cree que todo el mundo tiene derecho a un juicio justo, incluso aunque él tenga que hacer trampa para conseguirlo. Odia la injusticia, no le gustan las aseguradoras, los bancos o las grandes empresas, desconfía de cualquier persona que tenga que ver con el Gobierno y se ríe de las nociones del sistema judicial sobre comportamiento ético.

Rudd no sólo es el protagonista, también el narrador, sacudiéndonos con su estilo directo, crudo, sin concesiones, alejado de lo políticamente correcto. Ya los primeros párrafos en los que el personaje se presenta descubrimos que estamos ante un relato diferente, que no nos va a aburrir y un protagonista que no va a tener ningún reparo en llevarnos por terrenos incómodos, complejos y polémicos. Su visión realista, crítica, descreída del sistema nos va a sacudir desde la primera página y nos va a pegar a una narración que nos dejará sin aliento.

El caso que Rudd tiene entre manos es la defensa de un joven fracasado de dieciocho años acusado de asesinar a dos niñas "en uno de los crímenes más pérfidos del que jamás haya sabido, y no son pocos". La diferencia con otros casos es que esta vez su cliente es inocente, un "pequeño detalle" que a nadie parece importarle y es que, el pequeño pueblo de provincias donde se ha producido la tragedia ya ha sentenciado al joven como culpable y sólo espera que sea ejecutado. Despreciado por todos y desamparado por los abogados, el acusado sólo tiene alguien dispuesto a defenderle sin importarle lo que piensen de él ni la imagen que pueda transmitir, alguien llamado Sebastian Rudd.

Puede parecer que estamos ante una novela del autor que ya hemos leído, pero no te dejes llevar por las apariencias, el protagonista nos va a llevar por diferentes casos que van a sumergirnos en las entrañas del sistema judicial americano, mostrando las miserias, injusticias y desigualdades sociales, y demostrando página a página una cruel realidad que, tristemente, no es "patrimonio" único de Estados Unidos: "El camino de la justicia está plagado de obstáculos y bombas trampa, la mayoría de ellos creados por hombres y mujeres que aseguran ser defensores de la justicia". Si a la agudeza y valentía con la que Grisham disecciona el sistema legal le añadimos su dibujo preciso sobre el alma humana y sus rincones más oscuros, tenemos los ingredientes adecuados para disfrutar de una lectura que se devora página a página, caso a caso, dejándonos con ganas de más, aunque el protagonista parezca decirnos lo contrario.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.