miércoles, 13 de julio de 2016

Circunstancias casuales

«La vida se va construyendo como un entramado de hechos casuales y hechos voluntarios, que se suceden sin regla alguna (...), en un molesto desorden del que a menudo ni siquiera nos percatamos».

Circunstancias casuales, de Carlo Flamigni (ed. Siruela, 2016) es el segundo título de la serie de novelas policíacas protagonizadas por la peculiar familia Casadei. Una curiosa novela, peculiar en su estructura, en su estilo narrativo, en sus personajes, en su desarrollo y en su desenlace. Una lectura recomendable para todos aquellos que quieren leer algo diferente dentro del género policíaco.


Carlo Flamigni (Forlì, Italia, 1933) vive y trabaja en Bolonia y es autor de cuentos, novelas policiacas y libros infantiles. En 2011 recibió el premio Serantini por Crimen en la colina, primer título de la serie protagonizada por la familia Casadei. Flami­gni es además un prestigioso médico, profesor de Ginecología y Obstetricia en la Universidad de Bolonia y miembro del Comité Nacional de Bioética.

Buscando la complicidad del lector desde la primera página, el narrador presenta la novela de forma original, adelantándonos que nos vamos a encontrar un relato diferente, alejado de los tópicos del género. Y es que no es habitual que una novela policíaca se presente por su narrador de esta forma: "No es ni pretende serlo, un libro policíaco, sino más bien una historia que se refiere a una serie de acontecimientos provocados por la casualidad, los cuales, a su vez, de forma intermitente, dieron origen involuntariamente a una serie de actos determinados de manera racional, y es la exposición de cuanto al final resultó de la confusa contaminación entre el azar y la voluntad".

Si a esto le añadimos que los investigadores son una peculiar familia formada por el escritor Primo Casadei, su esposa Maria, una inmigrante ilegal china que aprendió italiano escuchando los culebrones de la radio; su amigo Proverbio; el simplón Pavolone y las pequeñas gemelas Beatrice y Berenice, quedan ya pocas dudas de que estamos ante un relato atípico de principio a fin.

El escenario de la novela es una localidad marina de la costa de Romaña. Un lugar en el que sus habitantes son de carácter fogoso, nervioso, chismosos y charlatanes. Una localidad en la que casi todo el mundo"tiene algo enterrado bajo las cenizas de la chimenea, casi todo el mundo sabe que basta con un poco de viento para que lo que ellos creían oculto salga a la luz". Historias en la que el sexo, el dinero o la envidia son protagonistas.

En este trasfondo encontramos al personaje sobre el que girará la trama, aunque morirá al principio de la novela. Se trata de Annibale Ricci Ribald es un ser verdaderamente detestable, un anciano notario de familia adinerada que vive en un nido de víboras atestado de víctimas que, a su vez, son también verdugos. La mujer y los hijos, las criadas y los empleados, los clientes y los vecinos, todos están llenos de mediocres resentimientos y culpas inconfesables. Pero un día el funcionario aparece muerto en su despacho en la costa de Romaña; y poco después, la comadrona que trajo al mundo a sus hijos corre también la misma suerte...

Una muerte escandalosa que jefe de policía Macbetto Fusaroli tiene que investigar para lo que volverá a contar en esta ocasión con la inestimable ayuda de Primo Casadei y su extraña familia de investigadores. Pero el narrador se detendrá también en otros asuntos, en apariencia intrascendentes para la resolución del caso, pero pedirá paciencia al lector y es que esas piezas que parecen sueltas, irán encajando y resultarán claves en un libro basado "en la casualidad de los acontecimientos, en las coincidencias estadísticamente improbables". 

Y sólo queda dejarse atrapar por la peculiar propuesta de un autor cuyo éxito no parece ser fruto de una "circunstancia casual". 

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.