jueves, 10 de septiembre de 2009

Lecturas para el nuevo curso (VIII): "Caso cerrado"

El abogado criminalista Robert Rotenberg nos ofrece un apasionante thriller judicial titulado “Caso cerrado” (ediciones Mosaico, 2009), que sigue la estela de las novelas de Grisham.

Kevin Brace, de 63 años de edad, presentador del popular programa de radio “El viajero del alba”, recibe a la persona que le entrega el periódico en la puerta de su casa, con las manos ensangrentadas y confesando haber matado a su pareja. Katherine Torn, de 47 años, pareja de hecho de Kevin aparece muerta en la bañera del apartamento, apuñalada en el estómago.

El caso no parece tener más complicaciones, pero cuando el agente de policía Daniel Kennicott llega al apartamento sospecha que “un caso así podía tomar el giro más inesperado”. La frase del agente se convierte en profética ya que el caso se complica de forma inesperada debido a la actitud de Kevin, el principal sospechoso, quién no vuelve a hablar durante todo el proceso y únicamente enseña una tarjeta a los agentes que le detienen: “NANCY PARISH, ABOGADA, EXCLUSIVAMENTE CASOS CRIMINALES”.

El desarrollo de la investigación y del juicio se convierte en un thriller trepidante, con constantes giros que mantienen el suspense hasta un final sorprendente. Además, la novela cuenta con una serie de protagonistas que se ven involucrados en el caso, cuyo perfil personal y psicológico enriquecen el desarrollo de la novela.

El agente Daniel Kennicott ingresó en el policía hacía tres años y medio renunciando a una prometedora carrera como joven abogada de uno de los principales bufetes de la ciudad. El motivo del cambio fue que su hermano mayor, Michael, había muerto asesinado doce meses antes y la investigación del caso no llevaba a ningún lado. A esta tragedia se añade que sus padres habían fallecido en un accidente de tráfico por un conductor borracho que salió indemne. En poco más de 3 años, “su familia había sido borrada del mundo”.

El detective Ari Green, encargado del caso. Había sido el detective del caso de Michael. Daniel y él habían tenido las tensiones normales entre un detective de Homicidios y la familia de la víctima. Hasta entonces se habían evitado en el trabajo. Green había seguido la carrera de Kennicott como un hermano mayor y le habían impresionado los progresos del joven. Cuando Kennicott demuestra su valía descubriendo el arma del crimen, Green lo incopora a su equipo.

La abogada defensora Nancy Parish estuvo casada con el productor del popular programa de radio matinal de Brace; incluso un mes antes había estado como tertuliana en uno de sus programas, pero esto no impide que Nancy tenga que enfrentar el caso con la impotencia y desesperación de tener un cliente que no la hace caso y no habla con ella.

El periodista Awotwe Amankah, divorciado, con dos hijos. Trabajaba desde hacía casi un decenio en el periódico Toronto Star, el de más tirada en el país. Necesitaba dinero para ganar el juicio contra su ex mujer y conseguir ver más a sus hijos. El caso de Brace es una oportunidad para su carrera profesional.

El fiscal Albert Fernández llevaba 5 años ascendiendo en el escalafón de la Fiscalía. Estaba dedicado enteramente a su trabajo para ganar casos. El esfuerzo había dado resultado, el fiscal jefe le había llamado hacía un mes, porque ya estaba preparado para llevar una acusación de homicidio. El siguiente caso sería suyo. El problema es que llevaban cuatro semanas sin tener un homicidio hasta que se encuentra con este caso y todos creen que le ha tocado la lotería.

El juez Jonathan Summers. Veterano de la marina, despreciado por igual por defensores, fiscales y policías, era el magistrado más difícil de Toronto. Llevaba su tribunal en perfecto orden, puntual y a rajatabla.

Cada personaje, movidos por diferentes intereses, se enfrentan a un caso que ocupa la portada de los periódicos y en el que la opinión pública pide una sentencia ejemplar.

¿Qué ocurrió realmente en el interior de aquél apartamento?... Tendrás que ir a la Sala de Justicia del Ayuntamiento Viejo de Toronto, sentarte en la sala y esperar a que el juez Summers dé comienzo al juicio.

Puedes comprar el libro aquí: Popular Libros.

2 comentarios:

eis dijo...

A todo ésto, ¿qué te parece Grisham?
Gracias!!!

Miguel Ángel dijo...

Me gusta mucho, aunque tiene tantos thrillers judiciales escritos que finalmente puede resultar un poco repetitivo.

De sus libros destacaría "El socio" y "El jurado" (muy entretenidas), "El testamento" (lo reseñé en el blog el año pasado), que se aleja del thriller judicial y se adentra en el terreno espiritual con una trama muy original y "La apelación", que reseñaré en breve; se trata de una cruda denuncia de la mezcla de intereses políticos y religiosos y de la corrupción del sistema judicial americano (en España tampoco es que podamos tirar cohetes...