lunes, 9 de mayo de 2016

Uno de mis hijos

Editorial Dépoca sigue dándonos grandes alegrías a los aficionados al género policíaco con la publicación de tesoros clásicos en su sello Misterios de Época. En esta ocasión, Uno de mis hijos de Anna Katharine Green, una de las más grandes escritoras de novelas policíacas de la época victoriana. Además de una trama muy entretenida, un estilo cuidado y una exquisita ambientación de época la novela se presenta con la calidad  habitual con la que esta editorial cuida cada obra publicada consiguiendo que la lectura se convierta en una delicia desde el momento en el que tenemos el libro entre las manos.

Anna Katharine Green (1846-1935) reconocidísima escritora americana considerada «la madre de la novela de detectives» y también la «inventora» de la detective solterona aficionada, la señorita Butterworth. Fue una escritora admirada por autores de su tiempo como Wilkie Collins o Arthur Conan Doyle, modelo y ejemplo para posteriores escritoras del género como Agatha Christie (y su entrañable señorita Marple, de la que Amelia Butterworth es precursora) y una autora cuyas novelas pueden ser leídas como un misterioso divertimento o como crónicas históricas y sociales. Su huella y su legado siguen vigentes y merece ser visibilizada y recordada. Una madre es una madre y ella es la madre de la novela policíaca.

En El misterio de Gramercy Park, la anterior novela de la autora publicada por la editorial, descubrimos al personaje de Amelia Butterwoth, la solterona y detective aficionada precursora de la inolvidable miss Marple. Un personaje que reflejaba el carácter de la autora, una mujer que defendió los derechos de las mujeres desde una posición moderada, sin revoluciones. No pretendía alterar el orden social, pero sí llamar al sentido común de los hombres y aportar modelos a seguir para las mujeres.

En la genial introducción de la novela se nos aportan las claves para conocer la figura de la autora y su obra en toda su dimensión y en el contexto de esta época dorada para la literatura policíaca. Conoceremos de esta manera a una escritora que fue la primera en dominar "el arte de la creación de la novela policial de trama compleja, pistas imposibles, sospechosos que se revelan como criminales en la última página y detectives capaces de reunir todos los elementos necesarios para resolver un crimen". Un fascinante cóctel cuyos ingredientes encontramos, uno por uno, en este apetitoso plato literario preparado con exquisito gusto  listo para ser devorado.

La trama nos presenta a un elegante joven circula una tarde de otoño por Nueva York cuando una desesperada niñita reclama su atención y le suplica que entre en la lujosa mansión de su familia, pues su abuelo se ha puesto repentinamente muy enfermo y necesita ayuda. El joven, Arthur Outhwaite, se siente conmovido y acompaña a la pequeña hasta el interior de la casa, donde se convierte en la última persona que ve con vida al anciano, el gran financiero Archibald Gillespie.

Antes de morir, este le confía una carta con la petición de que la entregue a una persona concreta, y a ninguna otra. Por desgracia, la víctima fallece antes de darle más información sobre la identidad del destinatario. Cuando poco después se confirma que ha muerto envenenado, surgen infinidad de preguntas: ¿Qué contiene la carta? ¿A quién va dirigida? ¿Quién es su asesino?

Anna K. Green se distingue por una bella prosa y la construcción de tramas muy ingeniosas y bien desarrolladas en las que incluyó innovaciones como la investigación forense. La Facultad de Derecho de Yale ha puesto de ejemplo sus libros para demostrar lo peligroso que puede resultar confiar en la evidencia circunstancial.

Uno de mis hijos se presenta como una de las mejores novelas de una autora a la que se denomina la "madre de la novela detectives"  y cuya influencia fue reconocida por nada menos que Agatha Christie en su autobiografía. No creo que haya mejores referencias para una novela policíaca. En esta ocasión sus protagonistas serán dos detectives masculinos, Ebenezer Gryce, el "cerebral" y Caleb Sweetwater, el "enérgico", personajes también habituales en las novelas de la autora.

El lector está invitado a acompañarles en una investigación policial que se puede leer de dos formas diferentes: dejarse llevar por las capacidades deductivas de los protagonistas o intentar resolver el caso con las pistas presentadas a lo largo de la narración. Aunque, cuidado, porque algunas pueden ser falsas, por lo que de una u otra forma, seguro que te sorprenderás cuando llegues al final.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.