sábado, 22 de septiembre de 2012

El invierno del mundo, de Ken Follet

El Invierno del Mundo (e. Plaza & Janés, 2012) es el segundo título de la Trilogía “The Century”, un proyecto en el que se ha embarcado Ken Follet para narrarnos una historia del siglo XX que, en palabras del autor, “es la historia de mis abuelos y de los vuestros, de nuestros padres y de nuestras propias vidas. De alguna forma es la historia de todos nosotros”.


La Caída de los Gigantes giraba en torno a la Primera Guerra Mundial y a la Revolución Rusa y finalizaba con un Tratado de Versalles cuyas estipulaciones humillantes para Alemania sentaron las bases de la que será la gran protagonista de esta novela, la Segunda Guerra Mundial.

En El Invierno del Mundo, el autor repite la misma fórmula que ya atrapó a más de 1.000.000 lectores con su anterior novela. Los protagonistas vuelven a ser los miembros de las cinco familias del primer título, los Williams, los Fitzherbert, los Peshkov, los von Ulrich y los Dewar. Pero en esta ocasión el protagonismo lo asumirá la siguiente generación, aunque sus padres todavía tienen cuentas pendientes que se saldarán en esta novela y aventuras que protagonizar. Es importante señalar que el que no haya leído la primera novela puede acercarse directamente a esta historia porque el autor introduce a los personajes situando así al lector que se acerca por primera vez a la Trilogía. Aunque, como siempre ocurre en estos casos, lo ideal es comenzar por el primer libro.

Ken Follet consigue una mezcla genial entre el folletín, la épica y la novela histórica, que nos permite asistir en primera fila a los principales acontecimientos de este período histórico, como son el ascenso nazi al poder, la Guerra Civil Española, los principales episodios de la Segunda Guerra Mundial, la carrera por la bomba atómica, la formación de las Naciones Unidas o el inicio de la Guerra Fría. Todo ello de la mano de unos protagonistas pertenecientes a diferentes países y clases sociales, que encarnan los mejor y lo peor del ser humano, entre los que encontraremos héroes y villanos, mientras sus vidas se entrelazan de forma magistral, a través de relaciones sentimentales, rivalidades, alianzas, guerras y traiciones.

La novela comienza en Berlín, en el año 1933, diez años después del último episodio narrado en La Caída de los Gigantes. Allí encontramos a Maud y Walter, la primera escribiendo una columna crítica política para un semanario y el segundo ejerciendo de representante parlamentario del Partido Socialdemócrata. Los dos asisten con preocupación a la escalada de violencia de los camisas pardas, allanando el camino para que los nazis instauren un régimen de terror. La aspiración del matrimonio es hacer de Alemania un lugar mejor y luchar contra los nazis, aunque discrepan sobre las formas y armas a utilizar.

Conoceremos a sus dos hijos; Carla, de 11 años, un fiel reflejo del carácter de su madre con un compromiso y un espíritu de lucha que sacará a luz posteriormente en una trama que, en mi opinión, es la mejor de la novela; y Erick, de 13 años, afiliado a las Juventudes Hitlerianas y contagiado con el entusiasmo patriótico de la sociedad alemana provocado por los nazis.

En la ciudad, los von Ulrich coincidirán con los Williams. Ethel ha viajado a Berlín para documentarse para un libro que está escribiendo sobre los nazis. La acompaña su hijo Lloyd, de 18 años, que hace las labores de traductor. El viaje cambiará la vida del joven que se encontrará cara a cara con el horror del nazismo, cuyo fantasma le acompañará hasta su propio país y contra el que luchará con todas sus fuerzas y en todos los frentes.

Finalmente, encontramos también en la capital alemana a una de las partes de la familia Peshkov. Vladimir, al que todos llaman “Volodia”, tiene 18 años y es el hijo de Grigori, el Agregado Militar en la Embajada Soviética. Su posición privilegiada le situará en el centro del conflicto y será protagonista de una apasionante trama de espionaje.

Tendremos que viajar a Estados Unidos para encontrar al resto de la familia Peshkov. Lev se ha convertido en millonario gracias a Metalurgia Buffalo y a sus clandestinos negocios durante la Ley Seca. Su hija Daisy, de 18 años, ha heredado su ambición y su propósito en la vida es ascender en la escala social y sueña con “bailar con el rey de Inglaterra”. Su hijo, Greg, hermanastro de Daisy, de 15 años, admira a su padre, sigue su consejo “tienes que ir siempre un paso por delante de los demás. Así es como se avanza en la vida”, pero pronto se dará cuenta de la falta de escrúpulos de su padre. Siguiendo la máxima de su padre, Greg entrará en contacto con la de la familia Dewar. Gus Dewar ha ayudado a Roosevelt a ser gobernador de Nueva York y Presidente y ahora es miembro de la poderosa Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. Su hijo Chuck ha heredado su encanto natural, mientras que su primogénito Woody quiere seguir sus pasos en el mundo de la política, algo que le situará en el centro de los principales acontecimientos que vivirá su país.

Y nos queda la última familia, los Fizherbert, viviendo en una Gran Bretaña donde el nazismo quiere abrirse paso y en cuyas redes cae Boy, el hijo del conde Firtz y la princesa Bea, líder de la Unión Británica de Fascistas. Su mansión de Ty Gwyn se convertirá en un lugar clave durante la Segunda Guerra Mundial y dentro de sus paredes coincidirán nuevamente los caminos de algunos de los protagonistas.

A través de estos personajes y otros muchos que irán apareciendo en sus páginas, se teje una telaraña de intrigas y pasiones, sus vidas se van entrelazando en un juego apasionante del que se van mezclando piezas hasta completar un complejo puzle. Los caminos cruzados entre los protagonistas provocarán situaciones comprometidas, sorprendentes, que sacarán a la luz secretos pasados y enfrentarán a sus padres con fantasmas que creían enterrados.

Estamos pues ante una novela muy recomendable, creo que los lectores del primer título no se sentirán decepcionados, al contrario, disfrutarán con esta nueva entrega de la Trilogía. Sí que me gustaría señalar que vuelvo a encontrar la pega del recurso al sexo gratuito, con excesivas escenas morbosas y zafias, esta vez con el añadido de que sus protagonistas en la primera parte son adolescentes que actúan como adultos tanto a nivel intelectual como sexual.

Finalmente, indicar que el libro es también una llamada de atención contra los totalitarismos, sean de la ideología que sean, y contra la pasividad frente a su auge. Asistiremos a algunos de los peores episodios de nuestra historia, donde el horror y la crueldad serán protagonistas mientras uno de los personajes se pregunta: “¿Qué le ocurre a la especie humana?”. Pero también hay lugar para el coraje, el compromiso y el heroísmo de unos personajes que protagonizarán episodios emotivos e impactantes.

Las últimas páginas de la novela nos sitúan en el comienzo de la Guerra Fría, que será el tema central de la que será la culminación de la Trilogía y que llegará en 2014. Una novela que yo personalmente ya espero con expectación. Pero de momento, hay que devorar y saborear esta gran historia que se desarrolla a lo largo de casi 1.000 páginas... ¡buen provecho!

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

10 comentarios:

Noa Alarcón dijo...

¡Qué útiles que son tus reseñas, Miguel Ángel! Has hecho que me plantee empezar a leerme la saga. Y estoy de acuerdo contigo en que hay autores que con demasiada frecuencia recurren al "sexo fácil" literario con la idea de que así venderán más. Igual que tú, creo que suele sobrar y que las más de las veces entorpece la historia.

Miguel Ángel dijo...

¡Gracias, Noa! Me alegro que te sean de ayuda las reseñas. En cuanto a esta Trilogía, te enganchará, seguro.

Anónimo dijo...

Pues a mi no me esta gustando, esta novela, nada que ver con la "la caida de los gigantes, la llevo a medias y estoy pensando dejarla, lo que siento es haberla comprado.

Anónimo dijo...

A partir de Los Pilares del Tierra, Follet es un autor sobrevalorado. Ésta novela no deja de ser un largo y tedioso folletín, y poca idea deja de lo que fue la época. Hay otras novelas mejores y más documentadas sobre el periodo, que están pasando si pena ni gloria

Anónimo dijo...

magnifico

Anónimo dijo...

MUY DECEPCIONANTE

Anónimo dijo...

He leído este libro y puedo decir que no es ni la mitad de bueno que "La caída de los gigantes". Y eso que aquella no era gran cosa.

Los personajes son ultra planos, en plan "soy el prota y hago lo correcto porque es lo correcto". Tan pronto aprendo alemán, como español, como opero una radio, como que soy topógrafo, como que construyo la bomba atómica. ¿Nos vamos a luchar contra los fascistas? ¡Venga, vamos! La mitad de los sucesos son predecibles. Si van ha Pearl Harbor, ya sabes lo que pasa, si van al frente soviético, ya sabes como acaban. Puff!! Lo único interesante son las tramas derivadas del anterior libro.

Anónimo dijo...

Nada que ver con la Caida de los Gigantes. La he dejado en las cien primeras páginas.
Muy tediosa, folletinesca y aburrida.

Maria Valdes dijo...

Yo de Ken Follett solo he leído Los Pilares de la Tierra y La caída de los gigantes, no he ido muy en orden. Leeré este! Si queréis comprar el libro en la casa del libro tienes un descuentito http://bit.ly/cdlabril Espero que os sea útil. gracias por la reseña!

sandra contreras dijo...

Me gustó, aunque no tanto como La caída de los gigantes, y no compraré el tercer libro. Yo me quedo con "Un lugar llamado libertad" que fue la primera novela que leí de Ken Follet.