martes, 29 de junio de 2010

"Latitudes piratas", de Michael Crichton

Después de la muerte del escritor Michael Crichton, encontraron entre sus archivos el manuscrito de "Latitudes piratas", una novela histórica de aventuras que publica la editorial Plaza & Janés, y que nos sitúa en el año 1665 en la isla de Jamaica, con unos personajes históricos que nos permiten sumergirnos en el fascinante mundo de los corsarios.

La novela nos sitúa en Port Royal, capital de Jamaica, una ciudad en pleno crecimiento, rica, superpoblada e infestada de ladrones y asesinos. Su gobernador es Sir James Almont, de 51 años, viudo, nombrado por su Majestad Carlos II de Inglaterra. Vividor y corrupto, es conocido como “James la Décima”, porque hacía desviar la décima parte del botín de las expediciones corsarias a sus cofres privados.

En el último barco que atracó en el puerto, llega a la isla Robert Hacklett, su nuevo secretario, con su esposa, una enigmática e inquietante mujer. Robert se muestra desolado cuando descubre el estilo de vida de la ciudad, “había esperado encontrar alguna apariencia de orden cristiano y legalidad en el comportamiento de sus gentes". Por el contrario, encuentra delincuentes salvajes que actúan a su antojo donde y como les place.

Rodeado de territorios pertenecientes al rey de España, el gobernador necesita de aventureros y corsarios para proteger la colonia. La única forma de expandirse es el comercio y para abastecerse de productos necesitaba los asaltos de los corsarios a los navío españoles.

Recién llegada a Port Royal encontramos también a Anne Sharpe, convicta por robo y acusada de brujería, que pasa al servicio del gobernador. Había vivido los horrores de la peste que asolaba Inglaterra. Acostumbrada a gustar a los hombres, se aprovechaba de su atractivo físico para conseguir su protección, algo que conseguirá también con el gobernador.

De forma casual, el gobernador se entera de que hay un galeón español fondeado en una bahía cercana a la espera de ser reparado y sospecha que puede contener un gran tesoro. El problema es que en la había se encuentra una fortaleza inexpugnable al mando de Cazalla, el comandante favorito del rey Felipe IV. Almont le encarga al corsario Charles Hunter la misión de hacerse con el tesoro, algo que rechaza Hacklett, que se opone a realizar tratos con los corsarios. Aún así, el trato sigue adelante, comenzado una misión suicida para hacerse con el contenido del galéon.

Hunter es un capitán hábil y valiente, que goza del reconocimiento de los caballeros de la ciudad ya que sus actividades corsarias revertían en ganancias para sus habitantes. Llevaba demasiado tiempo en tierra y estaba deseando vivir aventuras, por lo que la propuesta del gobernador le resulta atractiva y providencial. Debe reclutar a los hombres adecuados para formar una tripulación que emprenda el asalto a la fortaleza, mientras el gobernador tendrá que lidiar con la oposición de su secretario.

Aventuras, venganzas, asaltos, combates, traiciones y engaños se sucederán en las aguas del Caribe en un viaje que les deparará múltiples sorpresas y en el que también tendrán que enfrentarse a las fuerzas de la naturaleza y a otras que les resultará más complicado sortear. Descubriremos el fascinante mundo de los corsarios, regido por sus propias leyes y códigos de honor, completándose el relato con un apéndice final en el que el autor sitúa la realidad histórica de los personajes de la novela.

Puedes comprar el libro aquí: Popular Libros.

1 comentario:

PS dijo...

Adoro ese libro.

es maravilloso.