miércoles, 19 de septiembre de 2012

Mis Memorias, de Vidocq

Libros del Silencio ha publicado por primera vez en español Mis memorias de Eugène-François Vidocq (1775-1857), un personaje histórico fascinante que pasó de ser el "Príncipe de los Ladrones" a convertirse en el primer jefe de la Seguridad Nacional de París.


La vida de Vidocq parece sacada de una película, de hecho su figura ha sido fuente de inspiración para personajes míticos de la literatura como los protagonistas de Los Miserables de Víctor Hugo o El Conde de Montecristo de Alejandro Dumas. Incluso hay quien afirma que Conan Doyle también encontró inspiración en su persona a la hora de crear el personaje de Sherlock Holmes.

Además de la increíble historia de redención que protagoniza, su figura es destacable por sus dotes para la investigación, siendo considerado por los especialistas como el padre de la criminología moderna que desarrolló a lo largo de su carrera de detective “las más innovadoras técnicas de investigación para la identificación de los criminales”.

Vidocq nos ofrece en sus Memorias un relato ágil, contado con sentido del humor y con un ritmo trepidante que mantiene el interés a lo largo de toda la narración. En sus páginas encontramos también el testimonio de uno de los períodos más sangrientos y caóticos de la historia de Francia.

El libro se puede dividir en dos partes bien diferenciadas. En la primera, Vidocq narra su etapa como delincuente, remontándose a su infancia donde ya destacaba su predisposición a las causas más “turbulentas y perversas”. Pasó de las pequeñas escaramuzas al “robo al por mayor”, siendo sus propios padres sus primeras víctimas.

Con 16 años huyó de casa y los siguientes años son un constante rosario de huidas del hogar y regresos como “hijo pródigo”, una vida en la clandestinidad y búsqueda de una estabilidad que parece no llegar nunca. Asistiremos a un catálogo de las más variopintas situaciones: soldado, desertor para escapar de un consejo de guerra, herido de guerra, mujeriego, preso en múltiples ocasiones, prófugo en otras tantas, jugador, bebedor, despilfarrador, ayudante de un médico ambulante, embaucador, acusado de asesinato y falsificación, esposo engañado por partida doble, ladrón, contrabandista, actor de pantomima, maestro de escuela, víctima de un secuestro, condenado a trabajos forzosos, vendedor ambulante, corsario o miembro de una sociedad secreta.

Con este currículum no es de extrañar fque uera el delincuente más buscado de Francia hasta que, de forma repentina, decidió redimirse convirtiéndose en agente principal de seguridad y, finalmente, Jefe de la Seguridad Nacional. Desde ese momento dedicó toda su experiencia, su conocimiento de los bajos fondos, su inteligencia y su astucia al servicio de la ley y la justicia.

Cada uno de los casos narrados en esta segunda parte del libro es digno de protagonizar una novela policíaca. Vidocq se muestra implacable con los delincuentes: “Buscaba el crimen entre las sombras. Desbarataba tramas homicidas. Acosando a los delincuentes hasta la misma escena de sus crímenes, les arrancaba el puñal de las manos”. Usaba todo tipo de técnicas y métodos novedosos, llegando a infiltrarse como prisionero en una cárcel para atrapar a un criminal.

La firmeza de Vidocq, su infatigable lucha contra el mal y su propósito de desmantelar la corrupción y el fraude dentro de la policía, provocaron que se ganara no solo el odio de los criminales contra los que luchaba, sino también de gran parte de sus agentes y oficiales.

Mis memorias es una fascinante historia de redención que nos cautivará desde el principio. Es verdad que en su contenido seguramente hay mucho fruto de la imaginación de Vidocq, aún así su interés no decae siendo su lectura muy recomendable para conocer la vida de este hombre que fue venerado como un auténtico héroe nacional en su paso de criminal más buscado a “terror de los bribones y salvador de sus víctimas”.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

P.D. Los que habéis leído mis novelas de la serie El Club del Crimen entenderéis por qué el  director del Club ocupa el asiento dedicado a este fascinante personaje.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

1 comentario:

Mariuca dijo...

Hasta leer tu reseña pensaba que el personaje de Vidocq era de ficción. Si no otra cosa desde luego según la historia tuvo una vida más que interesante y que creo que vale la pena leer.
Un saludo.