martes, 3 de abril de 2012

Otra vuelta de tuerca, de Henry James

Otra vuelta de tuerca, de Henry James (ed. Siruela, 2012) es una novela inquietante, perturbadora, con una temática de lo más actual a pesar de haber sido escrita en el año 1898.


El libro se presenta con un excelente prólogo del escritor José María Guelbenzu en el que nos ofrece las claves para entender una obra cuya lectura “no se trata solo de seguir una historia, se trata de entender una historia; por tanto será el lector, no el relato en sí, quien decida cómo interpretar los hechos que pertenecen al relato”. Este es uno de los atractivos del libro, un final abierto que invita al lector a “encontrar por sí mismo el sentido del relato”.

La narración comienza con grupo de gente reunido para intercambiar historias de terror. Cuando finalizan los relatos, uno de los asistentes afirma conocer una historia espantosa, terrible, peor que todas las que se han contando. Durante cuatro días mantiene la expectación mientras espera que le remitan el manuscrito que recibió de una mujer muerta hacía 25 años. En él, la mujer narra en primera persona los enigmáticos sucesos que experimentó durante su trabajo como institutriz de dos niños sometidos a una maléfica influencia.

De forma magistral, el autor consigue que el lector se convierta en asistente a la reunión y espere con expectación el relato de la historia. La institutriz narra como a la edad de 20 años se trasladó a Londres y aceptó la oferta de un hombre seductor, atractivo, “un perfecto caballero” que la cautivó desde el principio. El hombre era el tutor de sus dos sobrinos huérfanos, un niño de 10 años y una niña de 8. Su situación personal y profesional le impedía poder hacerse cargo de ellos y los había enviado a una residencia en el campo que estaba a cargo de la señora Grose.

La joven llega a la residencia nerviosa por asumir una responsabilidad ante la que no se sentía preparada, pero pronto encontrará encantada con su trabajo y con la compañía de los niños. Sus temores iniciales se disiparán hasta que una serie de sucesos extraños y enigmáticos comportamientos darán un giro a su situación. Los dos niños aparecen ante sus ojos como inocentes, delicados, dulces, encantadores y sensibles, pero se verán bajo la amenaza de unas apariciones fantasmagóricas que se convierten en influencias maléficas.

La institutriz se tomará su trabajo como una cruzada personal para proteger y defender a las dos criaturas más desamparadas y adorables del mundo. Pero el desarrollo de los acontecimientos y la revelación de sucesos oscuros relacionados con el pasado de los niños y de su antecesora en el cargo, provocarán que el lector dude en todo momento sobre la realidad que la protagonista está narrando.

Otra vuelta de tuerca es una historia inquietante, atrapa desde la primera página, con giros constantes durante la narración en los que el lector tendrá la duda sobre los hechos contados¿Son reales las apariciones fantasmales o todo es todo fruto de la mente enferma de la institutriz? ¿Son los niños tan adorables como parecen? La novela discurre entre los géneros del thriller psicológico y la novela de terror, sugiriendo temas escabrosos como el abuso infantil, ofreciendo una historia de inocencia y corrupción, y dejando en manos del lector las conclusiones finales por lo que el libro se seguirá reescribiendo mientras haya un lector que se atreva a sumergirse en sus páginas…

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

3 comentarios:

Marian dijo...

Tu reseña pinta bien Me lo apunto.
Besos

Sandra Valentín dijo...

Esta novela la leí cuando era una adolescente y me impactó tanto que aún la recuerdo después de 20 años.

¡No os la perdáis!

Saludos

Mateo dijo...

He leído esta excelente historia, al menos, tres veces, me fascina. Tiene una construcción que te hace introducirte pasito a pasito en algo oscuro y tenebroso. Gracias por la reseña.