domingo, 17 de enero de 2010

"La fiesta de Orfeo"

“La fiesta de Orfeo”, de Javier Márquez Sánchez (ed. Almuzara, 2009), es una novela terrorífica, con una investigación que nos adentra en un mundo de horror y muerte con el cine de terror de los años 50 y 60 como protagonista, en un libro que se convierte en homenaje al mundo de Sherlock Holmes.

La novela tiene dos líneas argumentales principales que se terminan entrelazando antes de la resolución final y que se desarrollan en el año 1956. Uno de los protagonistas es Peter Cushing, el actor más popular de la televisión que quiere quitarse esa etiqueta y volver a triunfar en el mundo del cine. La productora Hammer Films está preparando una película con una mirada innovadora sobre el mito de Frankenstein.

Los productores de Hammer quieren reinventar el género de terror, quieren hacer las películas más aterradoras que hayan visto los espectadores. Le proponen a Cushing que investigue en las raíces del miedo humano para conseguir transmitir el terror como ningún actor antes lo ha hecho. El actor acepta y se entrevista con un doctor en Historia y Psicología, especializado en el lado oscuro del ser humano y en el origen del mal. La entrevista de Cushing con el especialista le abre las puertas a un mundo terrorífico en el que un rollo de una película titulada “La fiesta de Orfeo”, que se cree realizada por el mismo diablo se convertirá en un objeto clave. La investigación el actor será un homenaje también a otros actores míticos como Bela Lugosi, Boris Karloff y Christopher Lee.

La otra trama principal está protagonizada por Andrew Carmichael, inspector de Scotland Yard y su compañero, el detective Harry Logan (sus personajes son el homenaje del autor a los geniales Holmes y Watson). El gobierno británico les encarga la investigación de un caso terrorífico y desconcertante, 200 personas han sido brutalmente asesinadas en Logtown mientras dormían. Los principales sospechosos son los niños de la localidad quienes, después de cometer los asesinatos, se encerraron en la iglesia y se prendieron fuego. Carmichael se había ganado una gran reputación con sus casos investigados, “había investigado los casos más desquiciados, pero siempre acababa encontrando la lógica en todo y resumiéndola en una sencilla explicación”, pero lo que encuentra en la fatídica localidad le situará por primera vez en su carrera en un callejón sin salida. El espectáculo es estremecedor, cruel, una ceremonia macabra, una orgía de sangre cuyos ejecutores fueron los niños, algo que convierte lo ocurrido en un sin sentido. La aparición de un rollo de película en blanco que los niños estaban visionando antes de los horribles actos sangrientos ponen a los detectives tras la pista de una siniestra secta satánica que quiere imponer un nuevo mundo.

“La fiesta de Orfeo” es una novela escrita de forma magistral, con dos protagonistas expecionales, una real, Cushing y otro de ficción, Carmichael que se encuentran en medio de una batalla entre el bien y el mal, la luz y las tinieblas, el cielo y el infierno. Las preguntas que se plantean son inquietantes y de vital importancia para el lector: “¿Cuál es el mayor temor del ser humano? ¿Cuál es el refugio del hombre cuando se encuentra ante algo que le angustia, que le preocupa, que le aterra?”.

Un argumento aterrador... una atmósfera asfixiante... una novela magnífica.

Puedes comprar el libro aquí: Popular Libros.

6 comentarios:

Javier Márquez Sánchez dijo...

Muchas gracias por tan amable comentario. Celebro de evrdad que hayas disfrutado con la lectura.

Un abrazo

Anónimo dijo...

A mi la verdad el princio, no me gusto. era un poco dificil de entender, pero como me lo fui leyendo lo fui encontrando fascinante

Merce dijo...

de terror y manta en la camita...
que personajes javier!!!
todos mis colegas tendrán que leerla y una que es fan de la novela "noire".. esa hará como yo, no dormir hasta terminar.
buenaaaaaaaaa
felicidades

Anónimo dijo...

Pues a mí el comienzo fue precisamente lo que me enganchó. Lo que no entiendo es qué no entendías (es broma). Al contrario, los primeros capítulos son terriblemente adictivos, y lo mejor es que aguanta el tipo hasta ese gran final de traca.

Enhorabuena al autor.

Fdo. Miguel Blanco

Javier Márquez Sánchez dijo...

Veo que aún no se ha publicado el comentario. Bueno, por si acaso. Es que el amigo Blanco es un compañero, especialmente entregado a la causa de mi novela, jeje, y no es la primera vez que me lo encuentro en plan justiciero defendiéndome por los blogs...

Es broma, después de todo, me gusta ese intercambio de opiniones. Tendré que revisar ese comienzo para ver esos problemas de comprensión que apunta Anónimo.

Un saludo

Miguel Ángel dijo...

A mí me gustó la novela desde el principio. Creo que comienza muy bien y el interés va en aumento.

Pero, bueno, cada lector es un mundo. Lo cierto es que todos coincidimos en lo importante: es una novela fascinante.