sábado, 28 de marzo de 2009

"La caza del asesino"

El libro “La caza del asesino” de James L. Swanson (editorial Paidós, 2009), es un relato de los acontecimientos ocurridos entre el asesinato de Lincoln y el momento en el que fue capturado el asesino.

El relato está basado en documentos de archivo, transcripciones del juicio con la narracción en primera persona de los testigos y acusados. El autor es abogado y miembro de “Laboratorio de Ideas” en Washington. Además, es miembro consultor de la “Comisión del Bicentenario de Abraham Lincoln”. Siempre ha sentido fascinación por Abraham Lincoln; leyendo el libro, se puede comprobar esta fascinación, porque finalmente el héroe del libro es el presidente asesinado.

El libro narra los hechos del asesinato, la huida y persecución de forma trepidante. Es un reportaje histórico de incalculable valor y, además, una lectura apasionante equiparable al mejor thriller de acción e intriga.

La primera parte del libro relata la trama conspiratoria preparada por J. W. Booth y sus colaboradores que culminó en los terribles acontecimientos de la noche del 14 de abril de 1865. El relato del asesinato de Lincoln y del intento de asesinato del Secretario de Estado Seward, son un derroche de talento narrativo. La lectura te atrapa, es imposible dejar de leer. Sabes el desenlace, pero no importa, cada detalle hay que saborearlo.

Por un momento, el autor nos transporta al siglo XIX y podemos ser testigos en primera fila de los sucesos que conmocionaron a la sociedad americana. Asistimos al relato estremecedor de las horas siguientes al atentando, con la multitud confusa y llena de ira y deseos de venganza, el dolor de su esposa Mary, los médicos intentando por lo menos mantenerle con vida y trasladarle a un lugar adecuado para que tenga una muerte digna. Mientras tanto, Booth emprende la huida que tendrá en jaque a militares, detectives y policías. durante casi dos semanas.

En la segunda parte de la obra, asistimos a la “caza del asesino”. En esta ocasión el protagonista principal sigue siendo Booth, simpatizante de la Confederación, miembro de una familia de actores y fanático racista obsesionado con vengar la derrota del sur. En una declaración de principios da muestras de su fanatismo e incongruencia: “Gente del Norte, nuestros padres nos enseñaron a odiar la tiranía, a amar la justicia y a enfrentarnos a las injusticias y a la opresión… Este país se creó para los blancos, no para el hombre negro..”

Pero, además del asesino, dos personajes antagónicos tendrán una parte fundamental en el desarrollo de los acontecimientos. El Secretario de Guerra Stanton se enfrentará con valentía y eficacia a una situación que, en principio, es un caos absoluto que requiere la protección de todas las autoridades políticas en previsión de un complot que quisiera asesinar a todos los líderes. Una vez superada la crisis inicial, comienza la dirección de la investigación.

La talla humana y profesional de este hombre queda reflejada en el libro. Tuvo que dejar a un lado sus sentimientos por la muerte de Lincoln, y enfrentarse a la investigación del complot, dirigir al ejército en una guerra que todavía no había terminado, ayudar en la restauración de los estados del sur, organizar el funeral del presiente y encontrar a su asesino.

Esta última misión habría tenido éxito en pocos días si no hubiese sido por la aparición de un colaborador fortuito que permitió que Booth pusiera en jaque a sus perseguidores durante una semana Thomas Jones fue una especie de ángel de la guardia que consiguió frenar el carácter impulsivo de Booth y le ocultó durante 7 días en un bosque. Era un hombre de honor sureño que se regía por antiguos valores y que antepuso su concepción del honor a otro tipo de intereses.

Además de estos tres personajes, por las páginas del libro desfilan todo tipo de personas que participaron de una forma u otra en los acontecimientos. Encontramos reacciones de todo tipo ante el cruel asesinato, morbo, sensacionalismo, venganza, crueldad, traición, honor, valentía, avaricia, cobardía, etc.

El autor narra acontecimientos llenos de morbo como el protagonizado por la actriz Laura Keen que pidió acunar la cabeza del presidente y guardó el vestido ensangrentado y con restos de su cerebro. Pero también asistimos a relatos conmovedores como el vivido por en la habitación justo en el momento en el Lincoln murió.

El libro describe con detalle los pormenores de una conspiración que tenía como principal objetivo secuestrar al presidente, pero que finalizó con el “peor asesinato ocurrido en Estados Unidos”. El plan de Booth contó con factores como la planificación, suerte, coincidencias, colaboración, lealtad, errores, valentía, astucia, cobardía y, finalmente… traición, que se juntaron de forma improvisada llevando la huída por caminos sorprendentes.

El relato del final de Booth es soberbio, digno de ser leído. Pero el libro no termina con su captura, el autor nos muestra la trayectoria posterior de todos los participantes en los acontecimientos.

Para finalizar, corroborar la frase final de la contraportada del libro: “Esto es historia como nunca la habías leído antes”.

Puedes comprar el libro aquí: Popular Libros.

1 comentario:

bibliobulimica dijo...

este me lo apunto en la libreta que llevo conmigo a la librería a ver si lo encuentro cuando vaya para allá...me has abierto el apetito. ¡Gracias!