jueves, 22 de junio de 2017

La estrella del diablo

«Tras imponer un ritmo devastador, Nesbø sabe rematar sus cabriolas argumentales con un final de infarto.» The Guardian

Reservoir Books, en su sello Roja & Negro, sigue publicando títulos de la saga del detective Harry Hole, del escritor noruego Jo Nesbø, esta vez la quinta entrega, La estrella diablo, otra trama brutal, de ritmo trepidante, en la que el protagonista toca fondo y se sumerge en un infierno, mientras se enfrenta a un escurridizo asesino en serie y a fantasmas de un pasado marcado por la tragedia, por un siniestro enemigo y por heridas que necesita cerrar.  


Jo Nesbø nació en Oslo en 1960. Graduado en Economía, antes de dar el salto a la literatura fue cantante, compositor y agente de Bolsa. Desde que en 1997 publicó El murciélago, la primera novela de la serie del policía Harry Hole, ha sido aclamado como el mejor autor de novela policíaca de Noruega, un referente de la última gran hornada de autores del género negro escandinavo. En la actualidad cuenta con más de 28 millones de ejemplares vendidos internacionalmente. Sus novelas se han traducido a 51 idiomas y los derechos cinematográficos se han vendido a los mejores productores.

 En Roja y Negra se han publicado hasta ahora El murciélago, Cucarachas, Petirrojo y Némesis, los cuatro primeros casos del detective Harry Hole, así como El leopardo, Fantasma y Policía, las novelas octava, novena y décima de la serie, respectivamente. En formato ebook están también disponibles las entregas restantes, de la quinta a la séptima: La estrella del diablo, El redentor y El muñeco de nieve.

Con la ola de calor que estamos sufriendo en España nos sentiremos identificados con el comienzo de la novela. Una ola de calor azota Oslo. La sangre que escapa del cadáver de una mujer que ha sido asesinada en su apartamento llama la atención de las autoridades. Al examinar el cuerpo, que tiene un dedo amputado, se encuentra un pequeño diamante rojo en forma de estrella de cinco puntas. A los cinco días, un afamado director de musicales denuncia la desaparición de su esposa, uno de cuyos dedos -rodeado por un anillo que tiene una estrella engastada- llegará por correo a las autoridades. Cinco días más y una mujer aparece muerta en circunstancias similares. Quizá esté saliendo a la luz la firma de un asesino demente cuyos pasos hay que detener.

El comisario jefe se encuentra con un grave problema para investigar el caso. La mayoría de sus policías están de vacaciones o de baja por enfermedad y no tiene más remedio que recurrir a Harry Hole, a pesar de que éste se encuentra en su peor momento, alcoholizado, solitario, hundido en la miseria, obsesionado por el asesinato de su compañera Ellen, un episodio que todavía le atormenta y sobre el que tiene sospechas que su jefe considera infundadas y alocadas.

Pero Harry es su mejor investigador, junto a Tom Waaler, con muchas posibilidades para llegar a ser el jefe de la sección de Delitos Violentos más joven de la historia. El comisario se ve obligado a confiar en Harry, a pesar de que ya se partido la cara muchas veces por él, y juntarle con Waaler, a pesar de que éste su declarado enemigo íntimo. Una combinación que puede resultar explosiva.

Poco más puedo contar de una trama en la Harry Hole toca fondo, desciende a los infierno y se lo juega todo en la caza del asesino y en resolver la muerte de Ellen y cerrar así un episodio que lo atormenta y le está destrozando la vida.

Como en todas las novelas protagonizadas por Hole el ritmo es frenético, y la trama nos cautiva con giros que nos obliga a replantearnos las conclusiones que vamos sacando, cambiar sus deducciones y dirigir la mirada a otro sospechoso. Así hasta llegar a un gran final que cierra la investigación y las heridas que el protagonista arrastra del pasado.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.

No hay comentarios: