viernes, 26 de mayo de 2017

Los Santos Custodios

"Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas en la ciudad. Más los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los idólatras y todo aquél que ama y hace mentira…" [Apocalipsis de San Juan].

Los Santos Custodios, de Rafael Escuredo (ed. Almuzara, 2017) es el tercer título de la serie policíaca protagonizada por el inspector Sobrado, una digna novela negra en la que se dan cita temas y problemáticas actuales, de forma directa o indirecta, mafias rusas, corrupción policial, crímenes, poder, religión, violencia de género, acoso o abusos.


Rafael Ecuredo (Estepa), abogado y escritor, fue diputado y Presidente de la Junta de Andalucía (1977 y 1984). Ha compaginado en los últimos tiempos su carrera profesional con su pasión por la escritura.

Ha publicado las novelas Un sueño fugitivo (Planeta, 1994) y Leonor, mon amour (Almuzara, 2005), con la que ganó el Premio Andalucía de la Crítica; el poemario Un mal día (Endymión, 1999), el libro de relatos Cosas de mujeres (Plaza & Janés, 2002) y un recopilatorio de sus artículos de prensa, Andalucía Irredenta (Biblioteca Nueva, 2004).

Sus últimos títulos editados son la novela Te estaré esperando (Almuzara, 2009) y los, hasta el momento, tres títulos que protagoniza el inspector Sobrado: El blanco círculo del miedo (Edhasa, 2011), Laberinto de mentiras (Almuzara, 2014) y Los Santos Custodios (Almuzara, 2016).

La novela la van a disfrutar tanto los seguidores de la serie como los que no hayan leído las dos primeras novelas porque el autor sitúa al lector, explicando lo que sucedió en el caso anterior y sus consecuencias la vida de los protagonistas.

Juan Sobrado Martínez, 51 años, casado y con dos hijos de 17 y 15 años, respectivamente, vive aburrido y desmotivado, rodeado de papeles en un puesto burocrático de la Brigada Criminal que él mismo pidió de forma voluntaria después de la caso de las mafias china en el que hubo varias muertes y que puso en riesgo su vida, la de sus compañeros y, especialmente, la de su familia, a punto de ser asesinada.

Pero después de más de un año en su nuevo puesto, Sobrado necesita sentirse de nuevo policía, volver a la acción, pero su carácter errático y temerario le va a complicar pasar el test de idoneidad. Su jefe le hace propuesta intermedia, investigar el suicidio de un policía de Estupefaciente y, cuando le resuelva, replantearse su regreso.

Sobrado acepta un caso en apariencia sencillo. Pero en profundiza en el perfil del suicida se da cuenta de que va a tener que investigar para acceder al lado oscuro del personaje y sumergirse en un complejo caso en el que nada es lo que parece y que le va a volver a situar en una encrucijada peligrosa, esta vez relacionada con el poder político y religioso.

El protagonista contará con su antiguo equipo, Benítez y Luciana, algo que, de primeras, va a suponer más complicaciones y le va a enfrentar con heridas que no están cerradas y con un pasado que sigue persiguiéndole. Sobrado verá cómo reencontrarse con Luciana va a poner a prueba de nuevo la solidez de su matrimonio. También contará con la ayuda un policía de la vieja escuela a punto de jubilarse.

Inteligente, intuitivo, escéptico, valiente y con una actitud suicida, Sobrado se muestra como alguien brillante a la hora de resolver casos pero muy torpe para enfrentarse a las problemáticas personales y familiares. Una dualidad que presidirá toda la novela y que añade un ingrediente de interés a una trama policíaca ya de por sí atractiva e interesante con giros y sorpresas que nos llevan hasta un acertado final.

Los Santos Custodios supone una evolución en el protagonista y un paso más de calidad en una serie que se convierte así en referente para todos aficionados al género negro.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.

No hay comentarios: