martes, 4 de abril de 2017

Diferentes parecidos

Todo el mundo parece estar de acuerdo en que Cervantes y Shakespeare murieron el mismo día, el 23 de abril, de ahí la celebración del Día del Libro. Bueno, pues Martín Sacristán Tordesillas nos muestra en Diferentes parecidos (Guadarramistas, 2017) que los dos geniales escritores coincidieron en muchas cosas... pero en esa no. No murieron el mismo día. Y no importa. Es mucho más lo que les une que los que le separa. Y de eso va este libro.


Martín Sacristán Tordesillas es escritor y creador de contenidos. Cuando a los once años descubrió a los escritores de la Generación del 98, decidió que viviría escribiendo, pues difícilmente iba a encontrar una actividad más apasionante a que dedicar su vida. Influenciado por estas primeras lecturas, ha mantenido siempre un genuino interés por comprender su cultura mediante el estudio de la historia y la narración de su propio tiempo.

Ha publicado, fruto de ello, una novela y relatos en diversas antologías, así como artículos de divulgación, y ganado varios galardones literarios.

Actualmente, compagina su labor literaria con la creación de contenidos y editoriales. Treinta años después de aquella iniciación literaria, continúa escribiendo, fiel a su máxima: "de las palabras, aunque no se coma, se vive, y sin ellas se está muerto". 

Su pasión por los libros nos la contagia en una obra en la que analiza las vidas paralelas de dos genios de la literatura. Y es que, según el autor, las vidas de Cervantes y Shakespeares presentan muchos paralelismos: Como en haber comenzado su carrera literaria estrenando obras de teatro, o que los eruditos hayan considerado que ambos vivieron matrimonios infelices, o mantuvieron, en algún momento de su vida, relaciones homosexuales. Ambos usaron más de 22.000 términos extraídos de sus propias lenguas, inglés y español, que estaban adquiriendo sus características modernas.

El autor presenta a la par sus biografía y el tiempo histórico en el que desarrollaron sus obras, algo que nos ayudará a comprende mejor a la persona y a su obra, por separado y al compararlos. Descubriremos así que Shakespeare se reiría de los hidalgos españoles retratando a uno de sus personajes con todos sus defectos, y Cervantes escribiría sobre la situación de los católicos ingleses en su país, tras la reforma protestante, ridiculizando a su reina Isabel I. Verían interrumpidas sus vidas en torno a los veinte años, uno por su matrimonio, el otro por un intento de asesinato. Ambos crearon personajes que superan la ficción para reflejar con fidelidad las pasiones que nos guían como seres humanos. Y si bien el manco de Lepanto no llegó a conocer la escritura del bardo de Stratford, éste último leyó traducida la Primera Parte de El Quijote y escribió una obra de teatro basada en ella.

Al terminar la lectura de este libro podremos seguir sin haber leído El Quijote o las obras de Shakespeare, pero sabremos de ellas y de sus autores tanto como si lo hubiéramos hecho. Queda en manos del lector profundizar en los temas sugeridos, cribar y analizar las premisas defendidas y sumergirse en las obras de los dos genios para sacarle todo el partido a la información recibida.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.

No hay comentarios: