domingo, 29 de enero de 2017

Cartas del diablo a su sobrino

Cartas del diablo a su sobrino  (Rialp, 2016) es una joya literaria de C. S. Lewis, el autor de Las Crónicas de Narnia, poco conocida en España pero de un valor sin igual. Con originalidad, agudeza e ingenio, Lewis realiza un retrato magistral de la naturaleza humana y de la tentación, con la figura del demonio cobrando cuerpo de forma magistral en un relato imprescindible para todo aquel que quiera romper la capa de superficialidad por la que nos deslizamos diariamente y sumergirse en temas profundos, trascendentales, que nos llevan a recorrer los rincones más oscuros del alma humana, en definitiva, de nosotros mismos.


C. S. Lewis nació en Irlanda en 1898, se educó en el Malvern College durante un año, y luego privadamente. Fue Tutor en el Magdalen College y profesor de Literatura en Cambrigde.

Ateo en su juventud, describió su conversión al cristianismo como una experiencia que transformó su vida y su obra. Dotado de una inteligencia excepcional y de un ingenio certero y lúcido, ejerció una gran influencia tanto en sus alumnos como en sus lectores.

Cultivó con igual maestría el ensayo, la novela y la literatura infantil. Conocido por Las crónicas de Narnia, es autor de también de obras que son todo un referente de la apologética del cristiana y de la teología: Mientras no tengamos rostro • El diablo propone un brindis • Los cuatro amores • El problema del dolor • Mero cristianismo • Lo eterno sin disimulo • El gran divorcio • Si Dios no escuchase.

El planteamiento del libro es de una originalidad que ya nos cautiva desde la primera página. Escrutopo, un demonio ya anciano, escribe a su joven sobrino Orugario dándole consejos sobre cómo funciona el oficio de tentar a los humanos. La persona de la que su sobrino está encargada se ha hecho cristiana por lo que Escrutopo redobla sus esfuerzos para que su sobrino se ponga las pilas y aprenda a atacar al nuevo convertido en sus puntos más débiles.

De esta manera el libro se convierte en un retrato magistral de las debilidades del ser humano, de cómo Satanás se vale de todos sus artificios para tentarlo y apartarlo de Dios. El conocimiento que Lewis demuestra de la naturaleza humana y sus debilidades, que el enemigo aprovecha, resulta asombroso, de tal manera que todo lector con espíritu de auto-crítica y deseo de rectificar y aprender de sus errores se sentirá identificado.

Por supuesto, estamos ante un libro que apreciarán especialmente todos aquellos que crean que la figura del demonio no es un mito ni una leyenda, sino que es real, existe, y forma parte de una realidad espiritual a la que este mundo materialista intenta dar la espalda con los trágicos resultados que cada día podemos comprobar. Un demonio que, como bien enseña la Biblia, se disfraza como "ángel de luz", algo que veremos de forma muy gráfica en este libro.

En 31 cartas el autor realiza un prodigioso recorrido por los grandes problemas del ser humano, las corrientes de pensamiento que han intentado dar respuesta a sus planteamientos trascendentales, se adentra en el día a día de una persona normal, en los aspectos más cotidianos, para encontrar los resquicios por los que el tentador se puede colar en nuestras vidas.

Con humor, acidez y un talento asombroso, Lewis realiza una obra magistral que se lee de forma compulsiva, aunque es recomendable la lectura pausada y reflexiva para no perderse los múltiples detalles que abundan en sus páginas y que componen un tesoro literario. Y para el que aún se siga mofando al escuchar hablar del demonio y la tentación nada mejor que la advertencia del autor en el prólogo, señalando los dos grandes errores de la raza humana con respecto a los demonios: sentir por ellos un interés desmesurado o, simplemente, no creer en su existencia.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.

No hay comentarios: