viernes, 5 de febrero de 2016

La ciencia desde la fe

La ciencia desde la fe, de Alister McGrath (Espasa, 2016) es un valiente y revelador libro que demuestra que, no sólo los conocimientos científicos no cuestionan la existencia de Dios, sino que la ciencia y la fe son complementarias y tienen el potencial de enriquecerse mutuamente. Un reto para mentes abiertas, dispuestas a pensar por sí mismas y rebelarse contra el pensamiento único impuesto en Occidente, emprendiendo un viaje apasionante para descubrir "un modo diferente de concebir la ciencia y la religión que vincula ambos campos".


Alister McGrath (Belfast, Irlanda del Norte, 1953), biofísico y teólogo, es profesor de Ciencia y Religión en la Universidad de Oxford. Estudió en las universidades de Oxford y Cambridge, y después de trabajar inicialmente en el ámbito de las ciencias naturales, empezó a interesarse por la Teología. Es uno de los escritores cristianos más leídos e influyentes en el mundo, y participa en numerosos congresos y debates sobre la racionalidad de la fe cristiana, la teología sistemática, la espiritualidad y la apologética. Fue elegido miembro de la Royal Society of Arts en 2005 y es autor, entre otros títulos, de El espejismo de Dawkins, con quien ha debatido sobre ciencia y fe en distintas ocasiones.

Con un tono divulgativo, claro, detallado y asequible para cualquier lector, el autor aborda la valiente empresa "de conciliar la ciencia y la fe religiosa", algo que a muchos les puede sorprender o resultar una locura después de la campaña dogmática y dictatorial del Nuevo Ateísmo para enfrentar ciencia contra religión e intentar mostrarnos la fe, especialmente la cristiana, como algo caduco, anticuado y trasnochado. Con gran acierto McGrath demuestra que es precisamente esta mentalidad del Nuevo Ateísmo la que es rancia y trasnochada, a pesar del ruido mediático de sus defensores que desdeñan a sus adversarios con "con una arrogancia intelectual que no guarda relación con la calidad de sus argumentos".

El autor comparte su peregrinaje desde el ateísmo hasta su conversión al cristianismo, mostrando como su pasión por la ciencia no decayó con su nueva fe, sino que descubrió "una nueva motivación para amar la ciencia y un más profundo aprecio por sus resultados". McGrath señala lo maravillosa que resulta la ciencia planteando preguntas y dando respuestas, en algunos casos inmediatas, en otras con el paso del tiempo y la llegada de los avances tecnológicos. Pero también parte de la base de las limitaciones científicas para respuesta a preguntas profundas, trascendentales, que todo ser humano se hace en algún momento de su vida, ¿Quiénes somos de verdad? ¿Qué sentido tiene la vida?

El período en el que el autor abrazó el ateísmo y despreció la fe cristiana resulta revelador e ilustra lo que está sucediendo de forma generalizada en una sociedad occidental que ha asumido como dogma la inutilidad de la fe y ha encumbrado la ciencia situándola como una nueva religión. Pero aún más revelador resulta conocer cómo McGrath fue descubriendo los errores sobre los que se basa esta percepción y comenzó una búsqueda de la verdad que le llevó a "reexaminar toda una serie de cuestiones que hasta entonces había considerado absurdas e inútiles, incluida la relacionada con la existencia de Dios" hasta llegar a descubrir las riquezas intelectuales del cristianismo y experimentar una conversión que abrió su mente a nueva y enriquecedora concepción de la ciencia.

En este libro comparte con los lectores un viaje de cuarenta años explorando la relación entre ciencia y fe, un tiempo en el que ha tenido que enfrentarse a preguntas que le han ayudado a progresar en este apasionante viaje cuyo recorrido nos propone una forma diferente de concebir la ciencia y la religión, una visión que no es novedosa, sino que se remonta al Renacimiento, antes de ser reprimida bajo "bajo la asfixiante, ruidosa y acalorada retórica del Nuevo Ateísmo". McGrath escribe con pasión y rigor, estableciendo conversaciones con algunas de las voces más significativas de las diferentes posturas del debate, tanto filósofos, como científicos como Richard Dawkins, Stephen Hawking o Carl Sagan.

Prepárate para ver cómo se desmontan tópicos aceptados como doctrina que relacionan ciencia con certezas, mientras que reducen a la fe al campo de la especulación, algo muy alejado de la realidad como queda demostrado en el libro. Descubre la influencia del cristianismo en la Revolución Científica en  Europa occidental o la oposición de científicos ateos a la teoría del "Big Bang" por considerar que se parecería demasiado al relato bíblico de la creación, dos ejemplos de cuán errónea es la creencia de que la ciencia es atea y no teísta, dos expresiones que ya de por sí parten de una base equivocada para el autor, y es que la ciencia es ciencia, y punto.

La ciencia desde la fe es una apasionante aventura que sigue las pistas e indicios repartidos por el universo y que apuntan a la existencia de un mundo que trasciende las fronteras de la razón. Un revelador recorrido, presentado de forma precisa y convincente, que nos abre los ojos a una realidad fascinante. Creo que el mejor resumen del libro es una frase que el autor cita de C.S. Lewis, el genial apologista cristiano, amigo de Tolkien y autor de Las Crónicas de Narnia:"Creo en el cristianismo como creo que el sol ha salido: no solo porque puedo verlo, sino porque, gracias a él, veo lo demás".

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.

No hay comentarios: