sábado, 21 de noviembre de 2015

Los descazadores de especies perdidas

Los descazadores de especies perdidas, de Diego Arboleda y Raúl Sagospe (ed. Anaya Infantil y Juvenil, 2015) es una galería ilustrada que nos propone un divertido acercamiento a los “genios e ingenios de los años del vapor” a través de unos relatos que son un derroche de imaginación y fantasía, a la vez que un interesante y original recorrido por la historia de la ciencia que disfrutarán los más pequeños.


Los autores

Diego Arboleda nació en Estocolmo, Suecia, en 1976, y unos años después se licenció en Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid. Ha trabajado en una de las librerías más grandes de esta ciudad. Ganó en dos ocasiones el Premio de Cuentos Ilustrados Ciudad de Badajoz junto a la ilustradora Eugenia Ábalos, y en 2012 obtuvo el Premio Lazarillo de creación literaria por su obra Prohibido leer a Lewis Carroll, libro con el que ganaría el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 2014. En colaboración con el ilustrador Raúl Sagospe, además de Prohibido leer a Lewis Carroll, también ha publicado Mil millones de tuberías, Aventuras en espiral y Papeles arrugados.

Raúl Sagospe nació en Vicálvaro, España, en 1974. Unos años después se licenció en Geografía e Historia en la Universidad de Alcalá de Henares. También cursó estudios de Ilustración en la escuela de Arte Nº10 de Madrid. Nunca los acabó, y actualmente trabaja como Técnico de Marketing.


Los descazadores de especies perdidas
El libro nos acerca a los años del vapor, época en la que existió un tipo de gente excepcional que nunca aparece en los libros de historia. No fueron reyes ni reinas, aunque compartieron época con grandes mandatarios, generales e incluso emperadores.

Los relatos comienzan con la increíble historia de Monsieur Gugnot a finales del siglo XVIII, o mejor dicho, la increíble historia de su peluca, y es que “el primer vuelo a vapor no lo llevó a cabo un hombre, ni una mujer, sino una peluca”. La historia de Gugnot nos dará conocer cómo se construyó el primer automóvil y cómo su peluca “marcó un antes y un después en la historia”.

La siguiente historia nos lleva hasta el año 1920, donde descubrimos a “la portento científico” Minerva Vapour, de 11 años, última descendiente de una gran familia de genios, esforzándose desde su torre y trabajando duro para “dejar de ser casi genio y convertirse en genio. En genio del todo, sin el casi” y buscando inspirando en sus geniales antecesoras.

Después retrocederemos unos pocos años, durante la Primera Guerra Mundial, para visitar un lugar muy curioso, Val de V, un pueblo donde “de una forma u otra, todo estaba relacionado con la letra v”, y conocer a su habitantes más especial, el único vecino cuyo nombre no empezaba por v, el señor Bisiesto, quien será protagonista de una trama de espionaje.

Seguiremos conociendo a componentes de la peculiar familia Vapour. Esta vez, Victoria, la más locas de toda la familia, a quien encontramos a mediados del siglo XIX, obsesionada por fabricar un ingenio volador de metal. Un invento que será codiciado por enigmático personajes y que puede ser usado para fines muy diferentes a los que ella había soñado.

Iris, la nieta de Victoria, será la protagonista del siguiente relato y la inventora de una lechuza autómata que llamará la atención de Napoleón III durante la Exposición Universal de París en el año 1867. No sólo Napoleón se mostró interesado, los ejércitos de todo el mundo vieron la oportunidad de crear un ejército de autómatas soldados.

El siguiente relato nos lleva desde el año 1870 al año 1920 con William Aimer, a quien su padre lord Aimer aspira a convertir en un prestigioso cazador, igual que él. Pero sus planes eran diferentes y, después de pasar por la universidad de Oxfor, se dedicó a la zoología, para disgusto de su padre, y siempre con la ayuda de su primo Benedict, un fotógrafo despistado que resultará clave en los acontecimientos del libro.

En el año 1877 asistiremos al vuelo del primer hombre bala, que no fue un hombre, sino una mujer. Y es que la joven Zazel fue la primera persona disparada por un cañón. Una carrera exitosa que fue continuada por su nieta.

Todas las historias de estos genios ilustres y olvidados culminará con el relato Los descazadores de especies perdidas, en el que todas las historias narradas cobrarán un especial sentido.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.

No hay comentarios: