domingo, 13 de septiembre de 2015

La chica de los siete nombres

“Me llamo Hyeonseo Lee. No es el nombre que me dieron al nacer, ni el que me impusieron las circunstancias en distintos momentos. Es el que yo misma me puse en cuanto alcancé la libertad. Hyeon significa luz del sol; Seo, fortuna. Lo elegí para vivir mi vida en la luz y el calor y no regresar a las sombras. ”

Este es el impactante comienzo de La chica de los siete nombres (ed. Península, 2015), un demoledor relato en el que su autora comparte su huida de Corea del Norte y la problemática adaptación a una nueva vida. Un libro escrito a corazón abierto, un emocionante peregrinaje que no nos dejará indiferentes y en el que resultará imposible no implicarse a nivel emocional gracias a la descarnada sinceridad de Hyeonseo.


Hyeonseo Lee (Corea del Norte, 1980) abandonó su ciudad natal, Hyesan, en 1997. Vivió de forma clandestina en varias ciudades de China hasta llegar, en 2008, a Seúl, donde vive actualmente. Acaba de completar sus estudios universitarios, durante los que ha participado en el programa de liderazgo joven del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos de Estados Unidos y ha trabajado como periodista en el Ministerio de Unificación de Corea del Sur.

Su principal dedicación es la lucha por los derechos humanos en Corea del Norte y por los refugiados, una causa que la ha llevado a impartir conferencias en la ONU, el Oslo Freedom Forum y muchos otros lugares del mundo. Más de cuatro millones de personas han visto la charla TED que pronunció en 2013 y que ha merecido las alabanzas entusiastas de personalidades como Oprah Winfrey. En este libro ofrece por primera vez una visión desde dentro de la vida cotidiana en Corea del Norte.

En el momento en el que nos sumergimos en las páginas del libro entramos en un mundo nuevo y es que, como bien afirma la autora, salir de Corea del Norte no es salir de un país, sino de un universo. Conoceremos la complejidad de una sociedad en la que rige el sistema de castas, la instrucción ideológica desde niños, incluso con los juguetes, la producción de drogas, un sistema judicial muy poco justo, la precariedad económica, cómo actúa la censura, el adoctrinamiento de los jóvenes, la convivencia entre unos ciudadanos convertidos en acusadores e informadores del Estado, la implacable persecución contra los cristianos en un estado ateo que aparece siempre en el número uno de la lista de los países que persiguen el cristianismo, su antiamericanismo, las desigualdades sociales o la incultura e ignorancia de temas que nos pueden parecer infantiles.

Conoceremos la singularidad de la situación de Hyeonseo al vivir cerca de la frontera china, las tragedias vividas, su peregrinaje personal hasta tomar la decisión de huir, la vida en clandestinidad, sus dos nuevos comienzos, tanto en China como en Corea del Sur o la complejidad que supone de adaptarse a un mundo libre.

La chica de los siete nombre es el relato descarnado de alguien que ha huido de un país al que ama de todo corazón, al que echa mucho de menos, en el que espera que haya drásticos cambios, pero es sobre todo un canto de liberación a través de una mujer tenaz, luchadora, que intenta encontrar su sitio aunque reconoce que ha tenido que terminar aceptando que “como desertora de Corea del Norte, soy una forastera en el mundo. Una exiliada. Por más que intente encajar en la sociedad de Corea del Sur, no siento que nunca vaya a ser plenamente aceptada”.

El propósito de la autora es doble. Por una parte, animar a los que están en su misma situación “que luchan por sacar adelante una nueva vida para la que nunca les preparó la imaginación”. Por otra, abrir los ojos de un mundo que desconoce esta realidad para que comience a escuchar y actuar. Y, por supuesto, hay también un sueño y una esperanza: “Si el pueblo norcoreano adquiriese conciencia de sus derechos, de las libertades individuales y la democracia, terminaría el juego para el régimen de Pionyang. La gente se daría cuenta de que solo una persona goza de plenos derechos humanos: el gobernante Kim”.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.

No hay comentarios: