lunes, 23 de marzo de 2015

Un banquero en el Siglo de Oro

Un banquero en el Siglo de Oro, de Carmen Sanz Ayán (Esfera de los Libros, 2015) es un acercamiento a una figura desconocida, Octavio Centurión, el financiero de los Austrias, el gran banquero de los monarcas Felipe II y Felipe III, influyente hombre de negocios, el más importante de su época, un personaje cuya vida nos brinda la oportunidad excepcional “para entender una época y para comprender el funcionamiento de las complejas redes de poder tejidas en torno al Estado más poderoso de Europa durante la primera Edad Moderna”.


Estamos ante un libro diferente, valiente como se califica en el prólogo, una obra que nos acerca a esta época crucial de la historia de España, desde una perspectiva novedosa y original, la de este financiero genovés cuya labor resultó crucial en una época complicada a nivel económico en la que la banca adquirió un papel relevante.

Con precisión y rigor, la autora realiza un detallado retrato del personaje, el contexto social e histórico en el que nació y creció, los avatares de su vida social, privada e íntima, y el legado que dejó tras su muerte. Un cuadro revelador sobre el ambiente del mundo financiero en la España del Siglo de Oro y los entresijos del sistema económico que sustentaba a los Austrias.

Y es que no podemos esperar menos de esta obra si hacemos un breve recorrido por el currículum de su autora. Carmen Sanz Ayán (Madrid, 1961) es catedrática de Historia Moderna de la Universidad Complutense de Madrid, en la que dirigió el Máster de Historia de la Monarquía Hispánica hasta 2012, y académica numeraria de la Real Academia de la Historia. Ha obtenido numerosos premios y reconocimientos, el más reciente de ellos el Premio Nacional de Historia de 2014. Ha impartido seminarios y conferencias en varios centros y universidades nacionales e internacionales; además de dirigir y coordinar numerosos proyectos de investigación.

Sus principales líneas de investigación son el estudio de las redes financieras que operaron en Europa y América durante la Edad Moderna, así como el análisis de los aspectos socioeconómicos del teatro y la fiesta barroca.

Como resultado de su prolífica labor académica, ha firmado un centenar de artículos y capítulos en obras colectivas y revistas especializadas, y varios libros propios, entre ellos: Los banqueros de Carlos II, La Guerra de Sucesión, Estado, monarquía y finanzas. Estudios de Historia financiera en tiempos de los Austrias, Pedagogía de Reyes. El teatro palaciego en el reinado de Carlos II y el premiado Los banqueros y la crisis de la Monarquía Hispánica de 1640.

Y en esta obra vierte toda su erudición en un exhaustivo trabajo de investigación siguiendo los pasos de un personaje que fue uno de los máximos exponentes del “poder genovés”, sustentado en unos hombres de negocios de cuyas decisiones parecía depender el futuro de la monarquía de los Austrias. Un genovés que llegó a ser a ser caballero de Santiago y de Alcántara, marqués de Monesterio y ocupó plazas de consejero en los Consejos de Hacienda y de Guerra, además de altos puestos de cortesano, como tesorero y mayordomo de la infanta y de la reina.

Para tender la dimensión del personaje la autora nos lleva a su Génova natal para seguir los pasos de su familia, el origen de su fortuna, sus relaciones con los diferentes poderes, un periplo vital que ha quedado diluido con el paso del tiempo y cuyas piezas sueltas la autora ha ido juntando en una compleja investigación para ofrecernos un cuadro completo que refleja “la auténtica importancia y el protagonismo de un personaje complejo y completo en un periodo de gran trascendencia histórica”.

Pero el libro no finaliza con la muerte de su protagonista, sino que sigue también los pasos sobre el legado del clan Centurión, el relevo cogido por su sobrino Domingo y cómo después se fueron adaptando a los cambios y reajustando la naturaleza de su servicio a la monarquía, adaptándose para sobrevivir.

Un banquero en el Siglo de Oro nos aporta novedosos elementos para comprender mejor esta época crucial de nuestra historia, en la que seguían llegando riquezas de ultramar, pero éstas se dilapidaban para poder mantener el vasto Imperio, y la solución fue aumentar la deuda soberana. Como podemos comprobar, los tiempos no han cambiado tanto…

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.

No hay comentarios: