miércoles, 26 de noviembre de 2014

Pistorius, de John Carlin

Pistorius. La sombra de la verdad, de John Carlin (ed. Planeta, 2014) es otro magistral ejercicio periodístico de autor del bestseller El factor humano, en el que se basó la película Invictus, y que ahora nos acerca a la figura de Oscar Pistorius desde una perspectiva de privilegio al haber tenido acceso al entorno más íntimo del atleta.


Carlin vuelve a adentrarse en el corazón de Sudáfrica, un país que conoce al haber sido reportero allí durante varios años. Y lo hace a través de una historia que comienza como un relato épico, de superación personal, para terminar de forma trágica la madrugada de San Valentín de 2013 cuando Pistorius mató a a su novia, la modelo y presentadora Reeva Steenkamp.

La historia de Pistorius es el relato de dos carreras, una por superar todos los obstáculos para poder participar en los Juegos Olímpicos con unas piernas de titanio, y otra por demostrar su inocencia y que la muerte de su novia fue accidental, fruto de una confusión. En la primera, contó con el apoyo de todo el mundo y, en especial, de un país que corrió orgulloso junto a su héroe, necesitado de mitos “para olvidar los miedos del pasado”. Y en la segunda, ¿hay alguien que le crea?

El autor ha entrevistado a las personas del círculo más íntimo del atleta y ha seguido en persona el mediático juicio a Pistorius. Fruto de este trabajo de investigación nos llega un libro en el que el autor ha intentado se imparcial aunque, según ha afirmado, “una vez que uno mira a Pistorius como un ser humano y no como una caricatura -como héroe o como villano-, todo se complica”.

En esta obra, Carlin hace otro trabajo de cirujano, como en el caso de Mandela, para mostrarnos a la persona que hay detrás de personaje, a un hombre con una historia brutal, impactante, cuya infancia estuvo marcada por una misteriosa y rara enfermedad y la trascendental decisión de amputar sus piernas. Este trágico episodio no fue obstáculo para que luchara por hacerse una vida normal, ardua tarea para la que contó con la inestimable ayuda de su madre quien le educó para que nunca se sintiera inferior.

A lo largo del relato el autor consigue que nos adentremos en la mente y los sentimientos de Pistorius, cuya vida no solo estuvo marcada por la amputación de sus piernas sino también por unos problemas que llevaron a la familia a una precaria situación cuyos efectos llegaron hasta la trágica muerte de Reeva. El peregrinaje de Pistorius se detiene en los aciertos y errores de su educación, cómo estos fueron perfilando su frágil carácter, algo que escondía bajo una apariencia imperturbable. Y de forma alterna nos ofrece el detallado relato de todos los sucesos que van desde la trágica noche hasta el veredicto final del juicio.

Además de ofrecernos una base sólida para tener una visión más objetiva de lo que pudo suceder aquél día, el gran acierto del libro es la identificación de la figura de Pistorius con su país, Sudáfrica. Los dos provocan reacciones contradictorias. Ilusión y decepción, esperanza y frustración, esta lucha de sentimientos la encontramos cuando nos acercamos a las historias de Pistorius y de su nación. Pero la vida del protagonista es también un arquetipo en el que toda la gente se puede ver reflejada, y es que, su vida antes del trágico episodio “es el caso extremo de un hombre que jugó muy bien las cartas que la vida le había dado, pero que al mismo tiempo demostró tener un nivel de inseguridad igualmente extremo del que todo el mundo es víctima”.

En resumen, un libro que narra etapa a etapa las dos carreras de Pistorius, la de superar de forma épica sus limitaciones y la de intentar demostrar su inocencia. Un libro que aporta luz sobre un hombre con muchas máscaras, cuya realidad supone un enigma, incluso para él…

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.

No hay comentarios: