miércoles, 2 de octubre de 2013

Garbo, el espía

Garbo, el espía (ed. Destino, 2013) del periodista Stephan Talty, es la apasionante biografía de Juan Pujol, el agente doble español “que se burló de Hilter e hizo posible el desembarco de Normandía”. Un libro que narra un fascinante plan de engaño que resultó crucial para el desenlace de la Segunda Guerra Mundial y cuya punta de lanza fue este excéntrico personaje, un hombre con una imaginación asombrosa que consiguió derrotar con su ingenio a los mejores cerebros del Tercer Reich.


Con un estilo novelesco, un ritmo trepidante y una trama que supera cualquier ficción, el autor nos ofrece un increíble relato que nos deja sin aliento y nos lleva de sorpresa en sorpresa, con una tensión que va en aumento hasta su culminación.

El libro comienza a mediados del invierno de 1944, con el general Dwight D. Eisenhower, el comandante aliado que supervisaba la inminente invasión de Europa desde Londres, preocupado por varios imprevistos que ponían en peligro el éxito de la invasión. Sumido en un estado de turbación e inquietud miraba con escepticismo la actividad de la red clandestina de espías repartidos por todo el continente y que aseguraban que podían engañar a Hitler y cambiar el curso de la guerra.

Las tropas aliadas se enfrentaba a un dilema, ¿quién podía ocultar la mayor invasión de la historia a los atentos ojos de Berlín? Las dudas de Eisenhower coincidían con la de muchos oficiales aliados que creían que el día D no podía camuflarse, “era un empeño que desafiaba la lógica, un movimiento demasiado grande y visible”. Pero no contaban con el ingenio, la imaginación y la tenacidad de un personaje único, Juan Pujol, alias “Garbo”, la joya de las fuerzas del contraespionaje de los Aliados y el hombre en el que más confiaba la organización de inteligencia del Führer, la Abwehr, al que consideraban su arma secreta en Inglaterra.

Juan Pujol era el eje de un magistral plan urdido para hacer creer a Hitler que el ataque no se produciría en Normandía, un plan en el que este maestro del engaño tenía que hacer desaparecer a un ejército formado por soldados estadounidenses, canadienses y británicos, junto a miles de tanques y jeeps que iban a atacar las playas de esta provincia francesa.

Este acertado comienzo nos deja ya pegados al libro, con ganas de seguir leyendo y descubrir cómo este hombre, que a sus 32 años había fracasado en casi todo lo que había intentado, se había situado en esa posición clave, dispuesto para medirse a los mejores cerebros del Tercer Reich, con su desbordante imaginación como mejor arma.

El relato nos hace retroceder a continuación hasta su nacimiento en Barcelona, en el año 1912, un episodio que ya aparece envuelto en secretos e intrigas. Le acompañamos después en los años de su infancia, creciendo como un niño díscolo e incorregible, además de poseedor de una imaginación sin límites, un espíritu soñador que será crucial en el futuro.

Pero Juan Pujol despertó a la cruda realidad con la llegada de la Guerra Civil, una cruel contienda en la que intentó mantenerse al margen y que transformó su vida. Lo vivido antes, durante y después de la guerra confirmó su desprecio hacia los extremismos y la intolerancia, y su odio tanto a comunistas como a fascistas.

La guerra no tuvo solo una influencia negativa en Garbo, también fue un espaldarazo para seguir las ideas de su padre, que amaba la libertad, la tolerancia y la libertad religiosa, endureció su carácter y le permitió entrar en contacto con Araceli, una enfermera que compartía sus sueños y con la que se embarcó en una excéntrica y arriesgada empresa solo apta para valientes y descerebrados.

Juan contempló el inicio de la Segunda Guerra Mundial como una oportunidad para honrar la memoria de su padre y comprometerse con la causa de los Aliados. Junto a Araceli tejió un plan que le convirtió en uno de los principales agentes dobles de la guerra. Pero para conseguirlo tuvo que superar múltiples obstáculos y esta es la parte principal del libro, el relato de cómo consiguió ganarse la confianza de alemanes y británicos, mientras asistimos al desarrollo de la guerra y a la llegada de su punto culminante con el desembarco de Normandía.

Ante la mirada desconfiada de los Aliados, Garbo se inventó una red de espionaje, fruto de una imaginación desbordante y formó parte de una ingeniosa trama que consiguió engañar al ejército nazi. Aunque sabemos el desenlace, el relato nos mantendrá en vilo mientras vemos cómo el protagonista arriesga su vida y está dispuesto a sacrificarlo todo por el éxito de la misión.

El final de la guerra no supone el fin de la historia de Garbo, todavía queda un desenlace emotivo y digno de este personaje cuya imaginación superó a la del mejor escritor de novelas de espionaje.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.

No hay comentarios: