sábado, 2 de marzo de 2013

La puntuación

La puntuación (Destino, 2013), de la escritora y guionista Lauren McLaughlin es una novela juvenil en la que se mezcla distopía y crítica social con una denuncia del actual sistema educativo.


Somerton es una ciudad en la que Score Corp está probando un software revolucionario que busca devolver la justicia social y la igualdad de oportunidades a un mundo sacudido por la Segunda Gran Depresión. Los 763 alumnos de su instituto viven bajo el control absoluto de un sistema de vigilancia que observa todo lo que hacen, lee sus labios y analiza la expresión de su rostro, interpretando cada gesto y movimiento para establecer un sistema de puntuación basado en los cinco elementos de la idionedad: comunicación, espíritu de grupo, congruencia, diligencia y control de impulsos.

La crisis tras la Segunda Depresión había provocado que la educación volviese a ser privilegio exclusivo de los ricos, pero el nuevo sistema de Score Corp reabría la puerta a todo el mundo, independientemente del dinero y la clase social, estableciendo un sistema de meritocracia en el que los más puntuados tenían posibilidad de estudiar lo que desearan, sin importar sus ingresos.

Pero el sistema de Score Corp tiene sus detractores, como es el caso de un profesor calificado por el resto como “sigilosista”, alguien a quien le preocupaba “el avance sigiloso” de la vigilancia y la puntuación en todos los aspectos de la sociedad. Una “pendiente resbaladiza” que parecía no buscar la igualdad y una humanidad más perfecta por medio de la tecnología, sino un sistema injusto y excluyente en el que los no puntuados eran marginados y la raza humana se volvía predecible y controlable como robots.

Imani LeMonde es una joven con una puntuación alta que había hecho un pacto con Cady, su mejor amiga, según el cual, fuese cual fuese su puntuación, siempre seguirían juntas. Cuando Cady empieza a bajar en su puntuación, su pacto es puesto a prueba al pertenecer las dos a grupos diferentes entre los que no podía haber relación. Imani abrirá los ojos a una realidad muy diferente a la que le habían enseñado, más aún cuando conozca a Diego Landis, un miembro de los no puntuados.

La puntuación es una interesante novela que nos invita a reflexionar sobre nuestro sistema educativo, aunque tiene una excesiva carga ideológica y plantea un peligro al que hay que presentar mucha atención, cuidado con la dictadura de los tolerantes que intentan imponer un pensamiento único con el progresismo y la libertad como supuestas banderas.

Puedes comprar el libro en Popular libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.

No hay comentarios: