lunes, 18 de febrero de 2013

CSI: Lincoln

CSI: Lincoln, del médico forense José Cabrera (ed. Atlantis, 2013) es un interesante acercamiento al asesinato de Abraham Lincoln que toma este episodio como punto de partida para ofrecernos un recorrido por la vida del Presidente y las circunstancias sociales en las que se generó la conspiración contra su persona.


El 14 de abril de 1865 Abraham Lincoln fue asesinado ante casi 2000 testigos en el Teatro Ford. Aunque se realizó una investigación exhaustiva y completa sobre su muerte y todos sabemos que fue John Wilkes Booth quien apretó el gatillo, son muchas las preguntas que han quedado en el aire y nadie ha sabido o ha querido contestar, ¿cuántos familiares de Lincoln hicieron negocios vendiendo armas al Sur? ¿Por qué el guardaespaldas no estaba en su sitio? ¿Qué papel jugó la personalidad depresiva y melancólica del Presidente? ¿Cómo pudo escapar su asesino de un teatro lleno de militares? ¿Era mortal de necesidad su herida? ¿Llegó a hablar en esas horas?

Con el estilo ameno y divulgativo característico del autor además de incluir múltiples fotografías e ilustraciones que aportan luz sobre los temas tratados, el libro se propone dar respuesta estas preguntas convirtiéndose en una guía muy recomendable para comprender un episodio que, en palabras del autor, supuso un antes y un después en la historia de los Estados Unidos, inaugurando “una nueva forma de hacer política criminal por la violencia” y convirtiéndose en “un modelo a seguir por otros magnicidas en tiempos posteriores”.

El libro comienza con un breve recorrido por la historia de la criminología forense que nos ayudará a comprender los recursos con los que contaron los investigadores que se enfrentaron al atentado de Lincoln. Careciendo de las técnicas, aparatos y pruebas genéticas actuales, echaron mano de la “simple, sencilla y necesario observación que se precisa de la acción criminal, del delincuente y de la víctima” para desentrañar el asesinato y marcar una línea entre “el antes y el después en la práctica criminológica y forense en los Estados Unidos, por lo que el estudio somero de este episodio de la historia de una gran utilidad”.

A continuación, el autor señala las fuentes en las que se ha basado para su investigación, que resultan inmensas ya que Lincoln es, junto a Kennedy, el personaje político sobre el que más se ha escrito en lengua inglesa. Una vez sentadas estas bases, el libro va diseccionando con precisión las diferentes partes del caso que nos ayudarán a entender qué ocurrió realmente y las dimensiones de las repercusiones sociales e históricas.

El autor analiza el caldo del cultivo en el que nació el complot contra Lincoln y su gabinete, se detiene después en el perfil de la víctima, con una interesante “psicobiografía” que nos muestra la imagen ya conocida de expresión seria y aspecto melancólico pero con un diagnóstico de depresión que hoy sería cambiado por el de trastorno bipolar. El autor defiende este diagnóstico y además desvela cómo no solo fue un obstáculo en su presidencia sino que aprendió a lidiar con él y le proporcionó “la energía para ser como era y hacer lo que hacía”. En este apartado se señalan también algunas teorías poco fundamentadas sobre otros posibles trastornos paranoides y claroscuros sobre su sexualidad.

El libro nos lleva después hasta los días anteriores al atentado, realizando un cronograma de los hechos, con los preparativos del complot y el intento de secuestro, para detenerse después en el atentado y en la figura del asesino, ¿quién era Booth?, ¿cómo era? ¿por qué ese odio hacia Lincoln? Con un ritmo frenético, el autor nos lleva después hasta los momentos posteriores al asesinato, nos permite asistir a la autopsia, conocer las luces y sombras tanto del despliegue policial, como de la captura de Booth y el resto de miembros del complot, además del proceso jurídico.

Llegaremos a la parte final con un interesante análisis de hipótesis y teorías sobre la posible participación de los masones o los jesuitas en el magnicidio, y con misterios alrededor de la figura de Lincoln que continuaron aún después del entierro. El libro finaliza con el discurso del presidente en su toma de posesión de 1861, una declaración de principios y buenas intenciones de un personaje que “representó en vida todo un símbolo de energía y lucha por las convicciones y la libertad” y que su muerte lo situó en la leyenda poniendo además punto y aparte a “una guerra de intereses económicos e ideas irreconciliables, pero el tema racial quedó en el aire y aun hoy podemos ver las cenizas de aquellos tiempos que otro Presidente, Obama, no ha podido apagar”.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

También te espero en mi página personal de facebook: Miguelangelescritor.

No hay comentarios: