lunes, 12 de noviembre de 2012

La vida imaginaria, Finalista Premio Planeta 2012

Con La vida imaginaria, la periodista Mara Torres ha resultado Finalista del Premio Planeta 2012. Estamos ante una novela original, con un estilo fresco, divertido y desenfadado que narra las confesiones de una protagonista muy especial, Fortunata Fortuna.

La autora ha afirmado que para ella escribir es una necesidad vital y que aprendió a contar historias "escuchando a los oyentes y eso es algo a lo que no voy a renunciar". Esta pasión por la literatura y su contacto con la realidad de la calle se manifiestan en una novela que se presenta con un peculiar estilo narrativo que nos engancha desde la primera página.

La protagonista de la novela es Fortunata Fortuna, “Nata” para los amigos, una publicitaria que acaba de ser abandonada por su novio Alberto, “Beto”, después de tres años de relación y que se encuentra en pleno “proceso de duelo”. La vida imaginaria son las confesiones personales de Nata, cuya narración nos permitirá responder a preguntas como ¿Qué pasa por tu cabeza cuando la persona a la que quieres se va? ¿Qué haces con tu vida cuando tienes que pensarla otra vez? ¿Te la inventas?

Nata ha necesitado terapia para superar el trauma creado por el abandono de Beto, su psicóloga le ha dado el alta considerándola curada, pero sus confesiones diarias nos mostrarán una realidad muy diferente. Nata piensa todo el día en Beto, se encuentra sola, aburrida y desganada, añorando a su ex novio e imaginando todo tipo de encuentros y situaciones en los que su relación se mantiene viva. El relato de la protagonista nos cautivará desde el principio, nos identificaremos con un personaje que se mueve entre lo trágico y lo cómico, el amor y el desamor, mientras Rita y Carlota, sus dos amigas más íntimas, intentan que se quite a Beto de la cabeza, supere su ausencia y restablezca su vida social.

Los tres años de relación mantuvieron a Nata abstraída del mundo y ahora tendrá que abrir los ojos a una sociedad que ha cambiado drásticamente y que se tambalea por una crisis que arrasa con todo. Pero tendrá que enfrentarse principalmente a su propia crisis personal, para empezar nuevamente desde cero y rehacer su vida. A lo largo de la novela iremos conociendo las circunstancias de la relación con Beto que llevaron a su ruptura, también descubriremos los planes que llevará a cabo Nata para intentar salir de su triste estado y reincorporarse a la vida real.

La vida imaginaria nos acerca a un personaje muy bien construido cuyo perfil resulta todo un acierto y un soplo de aire fresco en la narrativa actual. Escrita con sentido del humor y con ironía, las aventuras y desventuras de su protagonista nos harán sonreír pero también nos inquietaran ante otra triste realidad, no solo la de una crisis económica que afecta a personas con nombres y apellidos como comprobaremos en esta historia, sino la de una crisis de valores, que se refleja en personajes adultos inmaduros, que huyen del compromiso y de las responsabilidades, con vidas vacías que les llevan a actuar como adolescentes que viven al día sin plantearse nada más.

Esta novela nos invita a reflexionar sobre cómo debemos enfrentarnos a nuestro pasado, arriesgarnos, afrontar la realidad y no camuflarla, mientras acompañamos a la protagonista en su intento por responder a unas preguntas cruciales: “¿Es más verdad lo que la gente ve por fuera o lo que yo siento por dentro? ¿Es más real la Nata que parezco o la Fortunata que me siento?”

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

No hay comentarios: