sábado, 27 de octubre de 2012

Falsos recuerdos

Falsos recuerdos, de Dan Krokos (ed. Anaya, 2012) es una novela juvenil muy original, un thriller distópico que nos sorprenderá desde el principio con una trama atractiva y constantes giros hasta el final.


El comienzo de la novela resulta todo un acierto, logrando que nos quedemos enganchados a la historia desde la primera página. Allí encontramos a la joven Miranda North que despierta en el banco de un parque, con 400 dólares en el bolsillo, sabiendo únicamente su nombre y que tiene 17 años, pero sin recordar nada sobre su vida.

Desorientada, se dirige a un centro comercial donde vivirá una estremecedora experiencia en la que sentirá una misteriosa energía que afectará a todas las personas que tiene alrededor desatando una oleada de pánico. Solo hay una persona que no parece sorprendida del caos que se ha desencadenado a su alrededor, el joven Peter, quien afirma tener información sobre ella.

Miranda tendrá que decidir si puede confiar en Peter y creer la increíble historia que le cuenta sobre quién es ella realmente. Comienza así una fascinante aventura en la que Miranda luchará por recuperar sus recuerdos perdidos y reconstruir su vida anterior para descubrir qué le ocurrió antes de perder la memoria. La incertidumbre irá en aumento conforme Miranda sospeche de todos los personajes que aparecen a su alrededor, incluso de sus propios recuerdos.

La novela tiene un ritmo trepidante, una trama original y los giros son constantes, cuando ya crees haber encajado las piezas, el autor nos sorprende con una nueva revelación. Una lectura ideal para jóvenes y para todos aquellos que disfruten con una historia muy entretenida, sea cual sea su edad.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

 Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre este y otros títulos.

2 comentarios:

Poemas dijo...

Pues no pinta nada mal.

Daré un paseo por la librerías por si lo encuentro.

Besotes y felices lecturas

Miguel Ángel dijo...

Si la librería está en un Centro Comercial, ten cuidado...

¡Un abrazo!