domingo, 11 de marzo de 2012

Hereje

Hereje, de Lewis Weinsten (ed. Algaida, 2012) es una novela histórica que retrata “las devastadoras consecuencias de la Inquisición española”.


La historia se desarrolla durante el siglo XV. Estamos ante una novela dura, que retrata la persecución brutal y violenta llevada a cabo por la Iglesia Católica contra los judíos, yendo en contra de los verdaderos principios y valores cristianos.

El protagonista es Gabriel Catalán, un hombre de 40 años que disfruta una vida de éxito al ser el joyero más próspero de Sevilla conocido entre la nobleza, la Iglesia e incluso entre los miembros de la familia real. Gabriel disfruta también de su familia, su esposa Pilar y su hijo Tomás. Pero unos años antes, Gabriel vio morir a su padre, un judío converso, apaleado en las calles de Sevilla, y tomó la decisión de buscar sus raíces judías.

Gabriel es amigo de Alonso de Viterbo, el converso más importante y acaudalado de Sevilla, recaudador real de impuestos de toda la zona sur de Castilla, conocida como Andalucía. Alonso le presenta a Gutenberg, quien ha realizado un invento que les permitirá salvar los escritos judíos de la Inquisición. Gabriel decide ayudarle para honrar así la memoria de su padre.

Pero sufrirán el acoso del dominico Ricardo Pérez, enviado a Sevilla por Torquemada con la misión de desenmascarar a los conversos que siguen practicando el judaísmo en secreto. Ricardo se verá enfrentado a luchas morales y espirituales internas que le harán dudar de su misión, pero contará con la presión constante de su mentor, un fanático con una única obsesión en su vida “creía que los judíos y los conversos estaban aliados con el diablo para destruir su amada Iglesia y juró acabar con ellos”.

Este es el punto de partida de una historia en la que sus protagonistas se verán sumergidos en medio de un juego de intrigas políticas y religiosas que se prolongará durante años, en el que asistiremos a todo tipo de episodios de intolerancia religiosa y violencia brutal. En sus páginas también habrá lugar para el amor, con Tomás, el hijo de Gabriel, como protagonista y su amada, la judía Esther.

Hereje nos muestra los peligros de la intolerancia y los fundamentalismos, en este caso religioso. Refleja cómo la Iglesia Católica hizo todo lo contrario al mensaje de Jesús, imponiendo su religión y destruyendo toda oposición. Pero el cristianismo no se impone, Jesucristo no obligó a nadie a creer en él, sino que sedujo a las personas con su amor y su mensaje. La persecución para “convertir” a los judíos contrasta con los miles de judíos que se convierten al cristianismo en la actualidad, de forma sincera y voluntaria,  no por la fuerza ni por la espada sino seducidos por el amor y la gracia de Jesucristo y convencidos de la evidencia abrumadora de las profecías mesiánicas cumplidas en su persona.

Resultan interesantes los pasajes de la novela en los que se reflejan los argumentos de eruditos judíos para demostrar que Jesucristo no es el Mesías prometido. La respuesta de la Iglesia Católica fue terminar con los judíos manipulando el Nuevo Testamento para sacar frases de contexto y justificar así sus acciones. Pero la verdadera respuesta cristiana es de amor y misericordia, además de abrir la Biblia, estudiarla y mostrar cómo las profecías mesiánicas demuestran que Jesucristo era el Mesías prometido.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

No hay comentarios: