martes, 3 de enero de 2012

Los Tres Investigadores: los mejores casos, la reedición de un clásico juvenil

Los tres investigadores: los mejores casos (ed. Molino, 2011) es un reedición de un clásico juvenil imprescindible, fantástico, las seis primeras aventuras del club de los Tres Investigadores, creados por Robert Arthur Jr., y apadrinados en su momento por el genial director de cine Alfred Hitchcock.

Crecí leyendo las aventuras de Jupe, Pete y Bob, me convertí en un Mamífero Devorador de libros gracias a sus libros y a los protagonizados por “Los cinco” de Enid Blyton, por lo que esperaba esta nueva edición con impaciencia y su lectura no me ha defraudado. A lo largo de sus más de 500 páginas, he podido rememorar viejos tiempos, pero también disfrutar con unas historias que no han perdido actualidad y que siguen siendo recomendables para las nuevas generaciones.

Los protagonistas de las novelas son tres jóvenes fantásticos, muy diferentes en sus caracteres, pero que se complementan para formar un equipo perfecto. Han creado el Club de los Tres Investigadores, dispuestos a solucionar misterios, acertijos, enigmas y rompecabezas de toda índole.

Su tarjeta de visita es una declaración de intenciones:

LOS TRES INVESTIGADORES
Investigamos todo
???

Los interrogantes se convierten en su seña de identidad, un distintivo que despierta la curiosidad de todos los que lo leen y que simboliza su propósito de resolver cualquier misterio, enigma o acertijo, sin prometer el éxito, pero comprometiéndose a emplear todos sus medios e inteligencia.

Los Tres Investigadores viven en Rocky Beach, una pequeña ciudad junto a la costa del océano Pacífico, a pocos kilómetros de Hollywood. Tienen su puesto de mando en un remolque inservible que hay en el “Patio Salvaje” de los Jones, tíos de Jupe. En su interior han instalado un laboratorio para el revelado de fotografías y diversos equipos reconstruidos de chatarras. Se accede al puesto de mando por entradas secretas que solo conocen los tres amigos.

En cuanto a los tres miembros del club, estas son sus credenciales:

- Júpiter Jones, “Jupe”, el Primer Investigador y cerebro del club. Sus padres murieron siendo aún un niño y vive con sus tíos. Con problemas de sobrepeso, tan pronto supo leer, creció su afán por la ciencia, la psicología, la criminología y otros temas de índole parecida. Su buena memoria le permitía retener la mayor parte de lo leído, hasta tal punto que sus profesores optaban por no discutir con él.

- Pete Crenshaw, Segundo Investigador. Alto, fuerte, ágil, es el encargado de las operaciones que requieren facultades atléticas y el insustituible ayudante de Jupe en las misiones de acción.

- Bob Andrews, Tercer Investigador. Encargado del registro de los casos y de las investigaciones documentales. Trabaja a media jornada en la biblioteca local, donde recopila información útil que ayuda a resolver casos. Es el historiador de cuanto investigan.


En la primera de las aventuras, “Misterio en el castillo del terror”, tenemos la presentación de los personajes y la creación del club, con un acontecimiento que será providencial en las primeras aventuras, Jupe ha ganado un concurso y ha conseguido un Rolls-Royce con chófer incluido, que tendrá a su disposición durante treinta días. De esta forma podrán desplazarse libremente y salvar las largas distancias que requerirán sus investigaciones.

En esta historia, los Tres Investigadores ofrecerán su ayuda a Albert Hitfield, famoso director de cine y programas de televisión, maestro del suspense y del enigma, para encontrar una casa encantada para su próxima película. De esta forma, se enfrentarán a su primer caso y entablarán relación con Hitfield (encarnación de Alfred Hitchcock), que se convertirá en su padrino y en la persona que les consiga los casos para investigar.

Enganchados por una propuesta atractiva y cautivadora, seguiremos devorando las cinco siguientes novelas que tendrán un denominador común, comenzarán con episodios sencillos, triviales e intrascendentes, que se irán complicando hasta el límite para disfrute del lector. Los protagonistas usarán su inteligencia y demás habilidades y capacidades intelectuales y físicas para resolver unos complejos misterios, en muchos casos con aspectos supuestamente sobrenaturales a los que tendrán que enfrentarse con todo su ingenio.

- “Misterio del loro tartamudo”. El señor Frentiss, un ex actor shakesperiano, amigo de Hitfield, ha perdido su loro y está ansioso por encontrarlo. Antes de llegar a su casa, los tres amigos escuchan a alguien pidiendo socorro. Cuando llegan a la casa, descubren que todo se ha solucionado y que ya no tienen caso. Decepcionados, se disponen a regresar a casa, pero todo dará un giro inesperado.

- “Misterio de la momia”. El profesor Yarborough, egiptólogo poseedor de un museo privado, está convencido de que su antigua momia egipcia le susurra palabras en un idioma extraño siempre que está solo con ella en la habitación. Se encontrarán ante un caso que presenta circunstancias más extrañas y misteriosas que los anteriores, con una terrorífica maldición.

- “Misterio del fantasma verde”. Un viejo caserón vacío y encantado, esconde una terrorífica leyenda, un fantasma que emite chillidos sobrenaturales. Todo parecían supersticiones, hasta que varios testigos comprobarán lo contrario, entre ellos Pete y Bob.

- “Misterio del tesoro desaparecido”. Los Tres Investigadores se encuentran sin casos que investigar. Aburrido, Júpiter se entretiene especulando sobre la posibilidad de que puedan ser robadas unas valiosas joyas que pertenecieron a un antiguo emperador de Japón y que se exhiben en un museo cercano. Sus amigos lo consideran una pérdida de tiempo, pero finalmente acuden al museo cediendo ante la insistencia de su amigo. Lo que en principio es un simple juego se convertirá en una investigación, pero no les dejarán participar. Hitfield les encarga entonces que ayuden a una amiga escritora asustada por unos gnomos que la están molestando. Finalmente, las dos investigaciones se acabarán entrelazando.

- “Misterio en la isla esqueleto”. Nuevo encargo de Hitfield, en este caso, tendrán que viajar a una isla del Atlántico, donde han reconstruido un viejo parque de atracciones para grabar la escena final de una película de suspense. Alguien está robando el material del equipo de grabación y deben identificar al ladrón. La isla resultará ser un lugar misterioso, con múltiples leyendas sobre fantasmas, piratas y tesoros.

Disfruta con estas historias que, como el buen vino, no envejecen, sino que mejoran con los años.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

Únete al grupo de facebook "Me gustan los libros", la Reserva Natural de los Mamíferos Devoradores de Libros, y comparte tu opinión sobre éste y otros libros.

7 comentarios:

Alejandro dijo...

Yo también devoré los Libros de los Tres Investigadores, que eran de mi prima. Me ha encantado la entrada

Miguel Ángel dijo...

Gracias, Alejandro. Para mí volver a leerlos ha sido toda una experiencia.

carlos dijo...

Yo no creo que volver a publicar las 6 primeras historias sea algo mas que un esfuerzo por incrementar ventas de la RBA la empresa que compro ediciones molino. Las historias son maravillosas, pero lo que ahora deben hacer urgente para ayer es traducir las mas de 100 historias adicionales del aleman en donde los tres investigadores desde 1963 hasta el 2012 se mantuvieron con vida.

Anónimo dijo...

Miguel, podes confirmarme si el libro es de tampa dura como la edicion normal con tapa verde?

Gracias

Miguel Ángel dijo...

Sí, la tapa es dura y la portada es idéntica a la de la reseña. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Yo le he pasado a mi hijo de 11 años varios de estos libros que tenía guardados y los está devorando. Hay cosas que no envejecen. Me alegro que hayan vuelto a publicar, pues de estos 6 primeros sólo tengo 2, así que probablemente sea un buen regalo para la próxima ocasión.

Miguel Ángel dijo...

Es verdad, ¡hay clásicos que nunca mueren! Y, nada, ¡qué tu hijo disfrute devorándolos!