lunes, 4 de abril de 2011

"Praemortis"

¿Cómo sería el mundo si cada ser humano supiera qué destino le aguarda tras la muerte?

“Praemortis. Dioses de carne”, de Miguel Ángel Moreno (Grupo Nelson, 2011) es el primer título de una trilogía de ciencia ficción que se va a convertir en un clásico de los seguidores del género y de todo aquel al que le gusten las novelas bien escritas, que entretienen pero que también nos invitan a reflexionar sobre temas trascendentales.


Miguel Ángel Moreno ha creado un mundo fascinante, un derroche de imaginación que nos hará viajar a un futuro lejano para buscar respuestas a nuestras inquietudes del presente. Los aficionados al género de la ciencia ficción ya tienen un título imprescindible, pero "Praemortis" entusiasmará a lectores de todo tipo, ya que nos ofrece una historia apasionante, llena de intrigas y secretos, además de plantear una serie de preguntas fundamentales que trascienden todas las épocas.

En el año 2268 después del Cataclismo, el profesor Frederick Veldecker busca de forma desesperada una cura para una extraña enfermedad encefálica que sufre su hijo Robert. De forma accidental, en lugar de la cura, descubre una fórmula, el Praemortis, que permite que los pacientes traspasen la frontera de la vida mortal y descubran lo que les aguarda al morir. Horrorizado por su descubrimiento, decide destruir la fórmula, pero su hijo la conserva en secreto y la usa para fundar una nueva civilización, La Corporación o Praemortis.

Es aquí donde comienza la novela, en la ciudad de Pináculo, la capital del mundo civilizado. Robert es el gobernante de un sistema que permite a sus habitantes, con 21 años, sentir el praemortis y viajar al futuro para descubrir qué les espera después de la muerte. Observan con estupor que su destino es el Bríaro, un torbellino de horror y sufrimiento del que solo pueden escapar si la Corporación les ofrece el Néctar, la única forma de cambiar su destino. Cuando regresan del viaje, solo les queda una oportunidad de salvarse, trabajar todo lo que puedan para la Corporación con la esperanza de disfrutar una eternidad apacible.

Conforme avanza la novela iremos descubriendo las características de un mundo con múltiples caras, en el que se irán presentando una serie de enigmáticos personajes con secretos de su pasado que se irán desvelando y que llevarán al lector de sorpresa en sorpresa.

Por una parte, tenemos a Robert, con un estado de salud precario, atormentado psicológicamente y rodeado de familiares, consejeros y supuestos aliados que conspiran contra él. Comienza así un juego de intrigas, complots y traiciones en el que los participantes irán cambiando de bando movidos por la ambición y los intereses personales.

Descubriremos grupos como la Orden, una extraña secta supuestamente erradicada y que adora a un monstruo marino que amenaza la ciudad; los Cuervos, los rebeldes que luchan contra el sistema; los Confesores, unos seres en cuyas manos está la oportunidad de conseguir misericordia en el momento de la muerte y que tienen como representante más conocido a “la Zarpa”, temido por su crueldad.

Cada grupo que aparece en la novela tiene sus propias particularidades espirituales y morales que resultan muy interesantes. En medio de las alianzas y conspiraciones entre ellos, encontramos a dos personajes claves en la novela. Por una parte “el Golem”, un ser enigmático, sobrenatural, del que no sabe muy bien quién es y qué pretende, pero que parece ser la clave que abra las puertas a la esperanza. Por otra, Ipser Zarrio, que ha quedado marcado por la muerte de su hijo y que se replantea su vida y el sentido de su existencia, buscando respuestas de forma desesperada, “¿Qué macabra inteligencia diseñó un mundo tan inhumano? ¿Qué perverso deleite siente al arrojarnos allí? ¿En qué momento de la historia nos ganamos este castigo? ¿Es quizás nuestro único destino? El mundo, y mi propia existencia, se me antojan una gran incógnita de imposible respuesta. No comprendo el sentido del bien, o el orden; el sentido de la existencia y las leyes por las que se rige”.

La lectura de la novela resulta fascinante y nos deja con ganas de más. Su contenido se convierte en una dura crítica a los totalitarismos políticos y religiosos, a la manipulación de las personas con legalismos que esclavizan al ser humano y plantea la necesidad de encontrar sentido a nuestra existencia y el anhelo de encontrar salvación, gracia y misericordia. También refleja la búsqueda de una respuesta a la gran pregunta, ¿qué hay después de esta vida? Praemortis abre una ventana para que el ser humano pueda asomarse, pero, ¿es real lo que muestra o hay otro destino para la humanidad?

Gran novela, un comienzo espectacular que nos deja impacientes en espera de los siguientes títulos…

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

1 comentario:

Shorby dijo...

Tiene muy muy buena pinta =)
Y eso que yo no soy muy de ciencia ficción, pero me llama batante.

Apuntado!
(Lo de la lista de libros pendientes es una perdición... jajaa)
Un besote!