miércoles, 8 de abril de 2009

Un periodista investiga la verdad sobre la persona de Jesucristo

En estos días se celebra la Semana Santa, en la que se recuerda (o se debería recordar) la muerte y resurrección de Jesucristo. Me gustaría recomendar un libro que nos habla sobre la persona de Jesús de Nazaret y que supone un reto vital para el lector. El libro se titula “El caso de Cristo” y está escrito por Lee Strobel, un hombre cuya historia merece la pena conocer.

Strobel fue periodista del “Chicago Tribune”, cubriendo durante 13 años asuntos legales. Es autor de los libros “El caso de Cristo”, “El caso de la fe” y “El caso del creador”, en los que encontramos la descripción de su conversión del ateísmo al cristianismo.

Desde niño asistió a una iglesia, pero no llegó a tener un verdadero encuentro personal con Jesucristo. Con 14 años escuchó por primera vez la teoría de la evolución y creyó encontrar en ella una base racional para el ateísmo. Durante muchos años buscó un sentido a su vida en la carrera profesional, pero lo único que encontró fue insatisfacción.

La conversión de su esposa al cristianismo marco el punto de inflexión en su peregrinaje espiritual. El cambio tan positivo producido en la vida de su mujer le impactó hasta el punto de iniciar una investigación profunda del cristianismo que se prolongó durante dos años. Después de analizar las pruebas y evidencias sobre la verdad de cristianismo, entregó su vida a Cristo en 1981.

Los libros de Strobel son un regreso al viaje espiritual que culminó con su conversión. La originalidad de las obras de este periodista radica en la elección del formato de entrevista para realizar su investigación. Varios eruditos en diferentes materias se enfrentan a un duro interrogatorio, en el que el autor les presenta las objeciones que él mismo hizo en su tiempo de escepticismo. Como buen periodista que es, lleva a los entrevistados hacia temas controvertidos y espinosos.

Entre todos sus libros, destaca “El caso de Cristo”, al que dedicaremos la próxima entrada.

No hay comentarios: