jueves, 9 de abril de 2009

"El caso de Cristo"

En este libro, Lee Strobel hace uso de su experiencia como periodista en asuntos legales para presentar las pruebas sobre la deidad de Cristo siguiendo el esquema de un juicio criminal. Sitúa al lector en el papel de jurado, delante del cual se exponen las diferentes evidencias. Cada capítulo comienza con la narración de un juicio real que sirve de ilustración para el contenido del mismo.

En la primera parte realiza “El examen del expediente”, y se presentan cinco pruebas: ocular, documental, corroborativa, científica y refutatoria. Se examinan las cuatro biografías de Jesús que se encuentran en los evangelios, analizando la credibilidad de los testigos, la preservación del texto original y el problema de las discrepancias entre los evangelistas. También se incluyen los descubrimientos arqueológicos y las evidencias a favor de la existencia Jesús aparte de las que se encuentran en el Nuevo Testamento, y que corroboran el testimonio de los evangelistas.

Una vez que se ha probado la fiabilidad de los evangelios, la segunda parte “El análisis de Jesús”, examina lo que los evangelistas han reflejado sobre la vida de Jesucristo. Las cuatro pruebas aportadas tienen que ver con su persona: de la identidad, psicológica, del perfil y dactilar. El análisis abarca desde las afirmaciones sobre su deidad hasta las evidencias de que no fue un loco ni un mentiroso. Finalmente, el cumplimiento de las profecías del A.T. en su persona “forman una huella dactilar figurativa que sólo podría coincidir con el Mesías". Los métodos usados por el autor en este apartado recuerdan a la metodología científico-criminal, tan de moda actualmente por series como "CSI".

La culminación de toda la evidencia se encuentra en la tercera parte: “la investigación de la resurrección”. Las pruebas médicas, la evidencia del cuerpo desaparecido y los efectos que produjo en sus discípulos demuestran la veracidad del relato de la resurrección, confirmando el testimonio de la divinidad de Jesucristo.

Finaliza el libro con “El veredicto final”, retando al lector a sacar sus conclusiones basadas en el peso de la evidencia.

Recientemente el autor ha escrito “El caso del Jesús verdadero”, en el que sigue el mismo formato de entrevistas, enfrentado seis desafíos actuales contra la persona de Cristo. La obra es de una gran actualidad, examinando las críticas presentadas en libros como “El código da Vinci”, el evangelio de Judas y en el video de la supuesta tumba de Cristo.

Los libros de Stobel nos hacen ver que Jesucristo es la respuesta a las grandes preguntas e inquietudes del hombre. Para demostrarlo, en próximas entradas voy a recomendar algunos libros que nos hablan sobre el dolor, el sufrimiento y la muerte. No son libros morbosos, todo lo contrario, son novelas escritas con un gusto exquisito que plantean situaciones que a todos se nos pueden presentar.

Novelas como "La cabaña", "El sueño de Frankie", "La importancia de los peces fluorescentes" y "Perdida en la niebla", entre otras, te van a ilusionar y emocionar y, en una reflexión final que haré en cada entrada, van a ayudarnos a comprender que sólo podemos encontrar esperanza y sentido para nuestra vida en el mensaje de Jesucristo.

21 comentarios:

Víctor dijo...

Leí este libro hace unos años y me gustó mucho la forma de tratar las evidencias acerca de Jesucristo, tan cercana a nuestra forma occidental de pensar del siglo XXI.

paula dijo...

hola

Anónimo dijo...

soy lucas y este libro es impresionante,la verdad ela persona que hizo la investigacion es un groso.es el primer libro que leo en mi vida y me impresiono totalmente,lo recomiendo.

MrTonyWA dijo...

¿A quien se le ocurre que este libro es "una investigación" hecha con objetividad, profundidad y con gran criterio?. El tipo, católico converso, en el libro dice que SE CONVIRTIÓ UNICAMENTE POR INFLUENCIA DE SU ESPOSA y luego se puso a justificar su fe, mediante el ajuste de los hechos en que se basa para obtener finalmente el resultado que esperabafin. ¿Es eso una "gran investigación" y "gran" criterio personal? ¡Por favor...!

Miguel Ángel dijo...

Hola MrTonyWA

Sólo una aclaración, Lee Strobel no es católico converso, es cristiano evangélico. Su interés por el cristianismo se debió a que vio la transformación de su mujer cuando se convirtió, algo que le impactó y le llevó a investigar más a fondo las evidencias sobre la fe cristiana.

De esta forma, libre de prejuicios, se pudo acercar al cristianismo de forma objetiva, profunda y con gran criterio.

Un saludo

EliaCarmina dijo...

Excelente articulo

Elia Carmina R dijo...

Lee Strobel era ateo, no católico, luego se convirtió al cristianismo

MrTonyWA dijo...

Hace unos 3 años que leí este libro, así que ya no tengo en mente tan fresca la biografía del autor. Lo que sí recuerdo bien es que bajo su "metodología" tan "objetiva" de hacer "investigación", no me sorprendería que aún hoy pudiera "demostrarse" la legitimidad del nazismo, si un interesado en avalar su ideología nazista decide ir a entrevistar a algunos pro-nazistas de hueso colorado. Puede ser una buena novela, pero como investigación ES UNA BASURA.

Anónimo dijo...

Hace unos 3 años que leí el libro, buscando bases religiosas para creer racionalmente en "Cristo", ya que en todos mis años previos como católico reconozco que nunca tuve la honestidad necesaria para cuestionar racionalmente todo aquello que manipuladores, ignorantes y fanáticos nos restregan en el cerebro desde nuestra infancia. La metodología de la "investigación" de Stobel insulta mi modesta inteligencia. Un pronazista hoy mismo podría justificar el nazismo acudiendo a entrevistar a los más reconocidos pro-nazistas de hoy, por ejemplo. Como novela pude ser aceptable; como "investigación" es BASURA. El autor lo último que tiene es la OBJETIVIDAD necesaria para hacer una investigación objetiva. No puede decirse que Stobel haya sido "ATEO"; probablemente no se había tomado la molestia de mirar hacia las creencias religiosas, pero eso no es un ateo. Por definición, un ateo es la persona que responsablemente niega la existencia de todo tipo de dioses con base en el uso del pensamiento racional. ¿Stobel lo hizo alguna vez?, ¿Cuáles fueron su bases o argumentos?

Miguel Ángel dijo...

Se puede estar de acuerdo o no con el contenido del libro, pero calificarlo de basura, me parece una falta de respeto.

Creo que es necesario ser objetivos y moderados en los debates, quitando odios y rencores que puedan existir por experiencias pasadas. Afortunadamente, es lo que hace Strobel, con valentía y objetividad, ya que no elude temas problemáticos y controvertidos.

En cuanto a lo que comentas sobre cómo se pueden llegar a justificar aberraciones como el nazismo, estoy de acuerdo. Ya lo dijo Chesterton, "Cuando el hombre deja de creer en Dios, termina creyendo en cualquier cosa". Afortunadamente, no es el caso de Strobel.

Sobre las evidencias, bases, argumentos, etc, no hay nada mejor que leer este libro y otro del mismo autor titulado "El caso de la fe", que se adentra en estos temas de forma honesta y respetuosa con los que no creen igual. Espero que este también sea el tono de los comentarios de este blog.

Boris Torres N. dijo...

Comparar el cristianismo con el nazismo es como un poco patético.
Si tu conversas con un nazista, fácilmente puedes rebatirlo, pues hay evidencia histórica sobre los hechos. Algunos dicen que el holocausto es mentira, pero, ¿cómo explican los campos de concentración?.
Ahora, aún no encuentro en internet alguien que diga: "el caso de cristo es falso por a, b o c". Simplemente se han dedicado a decir que el libro es basura, o que no tiene objetividad.
El Caso de Cristo lo encontré bastante objetivo, pues no se limitaba a decir argumentos, si no que ponía referencia extra para ahondar en el estudio.
Claro está que ellos daban su opinón, pero, ¿eso le quita objetividad a la información que daban?...

MrTonyWA dijo...

Miguel Ángel: Si nos atenemos a tu afán de apepenarte al cristianismo como garrapata en genitales, pareciera que, según tú, TODOS los historiadores serios están en consenso en la historicidad de "Cristo", cuando en realidad NO HAY UN SOLO HISTORIADOR SERIO que sea confiable (que haya sido judío y vivido en la Palestino, que haya hablado, leído o escrito en arameo, y que haya sido contemporáneo de tu "Cristo"). La realidad es que NO EXISTE UNO SOLO que de testimonio de "Cristo". NI UNO SOLO; el único que lo menciona sólo de pasadita es Flavio Josephus, pero está demostrado que las 3 menciones que hace fueron inserciones del tramposo embustero padre de la iglesia Eusebio de Cesárea, esa fue la razón por la que subsistieron estas copias calcadas de los escritos flavianos, las originales también fueron quemadas.

En cuanto a los escritos rabínicos, posiblemente te refieres al Talmud, escrito unos 500 años d. de C., por lo que es difícil considerarlos confiables, pero si insistes en que son creíbles, bueno, Jesús fue un inconforme judío revoltoso, considerado criminal por las leyes de Roma y ajusticiado acorde a sus procedimientos establecidos para cass como ese. Los escritos judíos no hablan de "Cristo" y sus fenomenales "milagros" idénticos a los mitológicos dioses de moda entonces, sino a lo mucho de "Jesús". Ambas cosas no son lo mismo. Jesús pudo haber existido, pero "Cristo" es un mi mito, o más bien, un baturrillo de viejos mitos echados todos a la licuadora a lo largo de varios siglos, por esos los escritos cristianos más antiguos tienen mucho menos "milagros" que los más recientes.



En cuanto a las "enseñanzas del cristianismo" tampoco son nada originales. De acuerdo a reconocidos teólogos como Porter, almenos el 90% de las palabras, frases o enseñanzas que los los evangelios le atribuyen a Jesús, este jamás pudo haberlas dicho.



Yo no tendría inconveniente para creerle a filósofos confiables y honestos como Filón de Alejandría, que fue un rabino hijo de madre judía y padre griego (era multilingüe que hablaba el griego koiné y el hebreo), que nació y vivió desde el año 10 a.C al 50 d.C. en Alejandría, por lo que fue coterráneo y contemporáneo de Jesús. Fue un escritor muy prolífico con más de 75 obras en su haber (hoy todavía circulan unas 40 traducidas al latín), agrupadas en tres categorías: 1) tratados sobre la Ley Judía; 2) obras apologéticas, y 3) tratados filosóficos. Resulta muy sospechoso que un hombre tan insólito que fue capaz de nacer de una mujer virgen (como la mayoría de los dios mitológicos), de resucitar de entre los muertos, de resucitar muertos, de caminar sobre las aguas, de elevarse al cielo sin cohete, etc, etc. no le haya merecido un solo párrafo. Lo que sí hizo fue acuñar el término griego "Xrestos" (Cristo) que significa mesías, en su afán de hacer entendible el judaísmo a los griegos que no esperaban a ningún mesías. Para ello echó mano del "Logos" de la filosofía de platón tan de moda en su tiempo, lo que equivale al "Verbo" del evangelio de Juan. Eusebio de cesárea intentó canonizar a Filón en el Concilio de Nicea, como el padre del cristianismo, pero su propuesta fue desechada porque da la casualidad de que Filón jamás dijo que su "Xrestos" fuese Jesús.

Miguel Ángel dijo...

MrTonyWA

Sobre el tema de las fuentes, los comentarios se pueden hacer interminables. En este enlace puedes encontrar una serie de artículos que creo que responden de forma amplia lo que comentas: http://www.protestantedigital.com/new/lavoz.php?63

En cuanto a lo de la garrapata y los genitales, sin palabras. En este blog siempre encontrarás un trato respetuoso, aunque no compartamos las mismas creencias. Y espero que ése sea el tono de todos los que participan, incluido tú.
Un saludo

MrTonyWA dijo...

Visité la página que me sugieres y lamento decirte que las "fuentes históricas" no cristianas, por si no lo notaste, NINGUNA cumple con los requisitos de credibilidad histórica, porque NADA les costa, dado que NO FUERON TESTIGOS DE LOS HECHOS. No son confiables no porque Tácito, Suetonio o Plinio no sean escritores creíbles; sino que todo cuanto ellos puedan decirnos es a lo mucho el eco de la resonancia de los chismes y leyendas populares que se empezaron a gestar después de que Pablo se dió a la tarea de fabricar a "Cristo" y regar su cristianismo por toda la Palestina e incluso Roma, echando mano de antiguos dioses mitológicos de moda en el imperio.
Estos escritortes NO FUERON CONTEMPORÁNEOS DE JESUS NI CONOCIERON A "CRISTO", NO HABLARON SU IDIOMA (todos escribieron en latín), ni fueron palestinos (y quizás ni siquiera conocieron Palestina), así que les separa de "Cristo" el tiempo (ninguno fue su contemporáneo y su testimonio es de "oidas", la geografía (ninguno fue nació en Palestina)y el idioma (ninguno hablaba el idioma de "Cristo") así que los artículos que me ofreces NO CONTESTAN DE NINGUNA MANERA MIS COMENTARIOS SOBRE LA FALTA DE FUENTES HISTÓRICAS CONFIABLES.
Lo siento.
Y no me sorprende en lo más mínimo: NO EXISTEN. El cristianismo se sustenta en rumores de historiadores imposibilitados por el tiempo, la geografía y el idioma para darnos testimonio propio de "Cristo" y los únicos que pudieran habernos echado luz sobre las maravillas de "Cristo" no lo mencionan ni de pasada. MUY SOSPECHOSO, ¿no crees?.

Miguel Ángel dijo...

Las fuentes históricas son una prueba más de la veracidad de los evangelios, no la única. El hecho de que los adversarios del cristianismo confirmen la existencia de Jesucristo y una parte importante de su enseñanza es sintomático.Si unimos las fuentes de los testigos indirectos a la abrumadora evidencia documental a favor de la historicidad y confiabilidad de los evangelios escritos por los testigos directos, sin comparación posible con ningún escrito de la antigüedad, nos encontramos ante una base de evidencias confiable.
Me dices que lo sientes porque estas evidencias no responden a tus preguntas, pero bueno, la evidencia está ahí y cada uno es libre para aceptarla o rechazarla. Para mí es una parte más de la base de razones y evidencias que me llevan a dar el paso de fe que, en definitiva, Jesucristo pide a todos los que quieran seguirle.

MrTonyWA dijo...

Miguel Ángel: Claro que puedes creer en lo que se te pegue la gana y para eso salen sobrando las evidencias o la falta de estas. Eso se vale. Lo que no se vale es que TODO crsitiano (en realidad todo religioso de cualquier credo o dioses) se empecina en que sus creencias son la verdad absoluta; la única verdad válida, y esta certeza absoluta (por estúpida que sea) es un rasgo primitivo (originado posiblemente en los neanderthales) y que ha acompañado a la humanidad desde sus orígenes. Este arcaico instinto de "crear" y creer en dioses a piejuntillas ante la carencia de explicaciones racionales a fenómenos naturales ha causado mucho daño a la humanidad auspiciado por los brujs, chamanes, monjes, curas, cardenales, obispos papas y pastores.
Por mucho que un creyente se sueñe civilizado ( y dueño de la verdad y la razón) con base en sus creencias, la relaidad es que ese rasgo primitivo aleja al hombre de la civilidad.
Aqui es donde uno que dificultosamente ha superado esa etapa instintiva (siempre es más fácil creer que pensar) anteponiendo el pensamiento, la inteligencia y la razón, le resulte ofensivo ese miserable comportamiento religioso de supuesta superioridad, verdad, bondad, moral y razón. Nada más falso que estas 5 cosas.
Si tu modestía te lo permite, acepta que NO EXISTEN la supuesta base de razones y evidencias que dices te llevan a tener fe. La verdad no demanda creencias ni fe; es exactamente la falta de estas lo que demanda fe. Yo también nací cristiano (católico) y lo fui hasta que tuve el valor y la honestidad intelectual de cuestionar tanta estupidez obvia y elocuente. Busqué pruebas por todos lados (por eso leí el libro de Strobel y muchos, muchos otros) y no encontré NADA. Yo trabajo haciendo investigación y creeme que la "metodología" de Strobel es un verdadero insulto al intelecto de cualquier investigador. El tipo tenía un propósito predeterminado y parcial para emprender tal "investigación" y definitivamente NO ERA BUSCAR LA VERDAD, pues claramente buscó sólo donde sabía que no la encontraría, o más bien, donde encontraría exactamente lo que buscaba. Eso NO ES OBJETIVIDAD.
La otra cosa que me tiene harto es el tal "Cristo" o el "Jesucristo" paulino. Por mucho que les pese a quienes gusten vivir ciegos en la fe, ese es un mito (o una mezcla de mitos) iniciado por Pablo (aún en contra de Santiago, el hermano de Jesús y los demás apóstoles). Jesús pudo haber existido, e incluso pudo haberse creído mesías y algunas personas que le conocieron también lo tomaron como tal, pero no fue ni el primero ni el único. Los judíos estaban (y lo siguen estando) tan sedientos de un "Meshia" que veían mesías hasta en el plato de lentejas. Al igual que Jesúa, también fueron tomados como mesías desde el año 356 a.C. Alejandro el Grande, Judas Ezequías, Simón de Perea, Athranges el pastor, Judas el Galileo, Juan el Bautista, Herodes Agripa, Teudas, El Egipcio, Manahen (hijo de judas el Galileo), Juán de Gisala, Vespaciano, Simón hijo de Giora, Jonathan el Tejedor hasta Simón bar Kobja en el 132 d.C.
¿No te parece indicativo que la gran mayoría de las mentes más brillantes que ha tenido la humanidad no se hayan tragado el cuentito en el que tú crees?
ATENTA INVITACIÓN: ¡Piensa!, si lo haces, posiblemente seas mejor persona y más útil a la humanidad que empecinarte en la ceguera de la fe.

Miguel Ángel dijo...

Es cierto que se ha hecho mucho daño en nombre de la religión, aunque no todos los males de la humanidad hay que atribuirlos a la religión. Regímenes ateos han cometido y siguen cometiendo también atrocidades.
Pero yo no creo en una religión, sino en Jesucristo, que precisamente combatió la hipocresía religiosoa Ser seguidor de Jesús es creer en aquel que predica el amor a Dios y el amor al prójimo. No se me ocurre mejor receta para ser mejor persona.
Esto es lo que han creído también muchas personas a lo largo de la historia y han visto sus vidas cambiadas a mejor. También grandes pensadores y científicos de renombre han sido y son cristianos. Gracias al cristianismo se han producido muchos de los grandes avances de la ciencia.
El odio y el fanatismo tanto religioso como ateo o de cualquier otra ideología solo produce violencia, intolerancia y dolor. Pero el verdadero seguidor de Jesucristo (y hay muchos)no impone su mensaje por la fuerza. Yo creo que Jesucristo es el único camino a Dios y lo digo con fuerza y lo defiendo con pasión, igual que tú defiendes lo contrario. Pero respeto al que no cree como yo porque creo que la libertad es un valor innegociable del ser humano. Dios nos ha hecho libres y si el no obliga a nadie a creer, ¿quién soy yo para hacerlo? Ahora, eso no quiere decir que me calle, no puedo hacerlo, porque creo Jesucristo es la respuesta a todas las preguntas y necesidades trascendentales del ser humano. ¿Cómo voy a callarme algo así?
Yo te animo a seguir buscando, pero más allá de determinada religión. Jesucristo dijo que "el que busca, halla", así que estoy seguro de que con un coracón sincero toda búsqueda llega a buen puerto.
Mi objetivo en esta vida es parecer más a Él para ser así mejor persona y más útil para la humanidad. Es difícil, pero es alentador ver el ejemplo de las personas que a lo largo de la historia han seguido su ejemplo y han transformado vidas y sociedades enteras.
Creer en Jesucristo no es una fe ciega, es una fe basada en la evidencia y en la razón. Y, por supuesto, también en la libertad...

Anónimo dijo...

Es impresionante que una persona como MrTonyWA sepa tanto de historia biblica, si aparentemente no le interesa, Perdon yo no soy una persona tan letrada por lo cual no puedo responder con la fluides con la que el lo hace, pero le pido que si el personalmente no cree en Jesus o Cristo simplemente deje que que los millones de personas de este mundo que si lo hacemos estemos tranquilos, en lugar de estarnos atacando, para mi es un buen libro y espero que lo sea para muchas personas mas que acreciente la fe de cada quien y si a alguien no le gusta simplemente que no le de tanta importancia.

MrTonyWA dijo...

Gracias, amigo anónimo por las flores. Si te fijas, inicialmente yo sólo hice un comentario mínimo, sin mayor importancia (porque el caso carece de ella). A partir de la reacción, los demás comentarios fueron un tanto propiciados. Por lo demás, tengo como norma opinar fundamente; si desconozco el tema, pues investigo. Y en este caso, si conozco a fondo el cristianismo es porque tuve que allegarme de elementos de juicio, primero como "creyente" con dudas, con el afán de desenlocubrar tanto "misterio" y faramaya que me parecían muy sospechosas. Eso irremediablemente me llevó a obtener muchas piezas del rompecabezas, y al irlas armando, al final pude constatar que todo cuanto me habían restregado en el cerebro era pura estupidez para estúpidos. A partir de entonces, decidí que no continuaría siendo uno más de la pila.
He debatido con teólogos y curas (copia, pega y busca en "youtube mscperu católicos regresen"), solo para corroborar que no tienen base alguna para sus creencias, solo muchas ganas de creer. Eso se vale, lo que no se vale es el proselitismo que andan haciendo a los 4 vientos, como si sus infundadas creencias fuesen la verdad absoluta, y NO LO ES.

Miguel Ángel dijo...

MrTonyWA

Para finalizar ya este cruce de comentarios, solo recordarte que tú hiciste un primer comentario que yo contesté para corregir un dato erróneo que comentabas sobre el autor. A partir de aquí, fuiste tú el que comenzaste a lanzar todo tipo de ataques al libro, al autor y al cristianismo en general usando "flores" como basura, fanáticos, ciegos, estúpidos, etc, términos en los que nadie se ha dirigido a ti, tampoco "anónimo".

No sé con quién has debatido ni qué experiencias negativas has tenido y no las pongo en duda ya que se han cometido muchas tonterías en nombre del cristianismo, pero son muchas las evidencias confiables que han llevado y siguen llevando a muchos cristianos a depositar su fe en Jesucristo. La razón y la fe cristiana no están reñidas. Dios no pide una fe ciega, basada en una falsa ilusión. Libros como "El caso de Cristo" o "Evidencia que exige un veredicto" de Josh McDowell son pruebas de que la fe cristiana se basa en razones, sobre las que después cada uno emitirá su veredicto.

hlozano dijo...

Mi comentario es muy breve, A.C. y D.C. como fue que una historia sin fundametos solidos, genera un parteaguas para la humanidad. Todos los historiadores, hombres de ciencia y avezados e inteligentes de todos los tiempos han sido tontos...?