miércoles, 12 de noviembre de 2008

"La fe de Barack Obama" (2ª Parte)

Es interesante ver las influencias religiosas en la vida de Obama, porque nos ayudan a entender su fe. La primera parte del libro escrito por Stephen Mansfield aporta luz sobre este asunto.

- Sus abuelos maternos Stanley y Madelyn Dunham (fallecida pocos días antes de las elecciones), defraudados con el “cristianismo” de sus padres, creían en la salvación del hombre por su carácter y por el progreso de la humanidad viviendo en hermandad. Jesús era para ellos un gran líder moral y creían en “algún tipo de Dios”.

- Su madre, atea convencida.

- Su padrastro Lolo Soetoro le llevó a Indonesia, donde fue enseñado en la cultura del “Islam folklórico”, una fusión entre el Islam y las religiones orientales.

- En Estados Unidos asistió a la Iglesia de la Trinidad Unida, donde Obama afirma que se convirtió. El pastor de la iglesia Jeremiah Wright, es un predicador de la “Teología Negra de la Liberación”, cuyo radicalismo le ha dado más de un disgusto durante la campaña y le ha llevado a tener que romper con él. El libro dedica una parte muy extensa a este periodo de su vida, describiendo la personalidad del pastor Wright, su influencia sobre Obama y el tipo de cristianismo que se predica y practica en esa iglesia.

Estas múltiples influencias religiosas en la vida de Barack Obama quedan reflejadas en las contradicciones de su mensaje.

- Por un lado se manifiesta en contra de dejar la religión fuera de la vida pública y a favor de aplicar los principios bíblicos en la política, lo cual no gusta a sus votantes no cristianos. Pero por otra, dice que lee la Biblia como “Palabra Viva”, pero en un sentido diferente al que aparece en la misma Biblia. Está abierto a nuevas revelaciones, vengan de donde vengan. Esto no gusta, o no debería gustar a sus votantes cristianos. Esto no es "Palabra Viva", es "Palabra cambiante".

- Expresa la visión cristiana de defensa de los débiles y desprotegidos, pero a la vez se muestra permisivo en un tema tan importante como el aborto.

- Reconoce que sus raíces están en la tradición cristiana, pero también afirma que hay muchos caminos que llevan al mismo lugar, lo cual choca frontalmente con la afirmación de Jesús: “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino es por mí”.

Hasta ahora Obama ha conseguido mantener cierta ambigüedad como candidato, pero llegará el momento de tomar decisiones y tendrá que definirse. No se puede agradar a todo el mundo y para un político cristiano hay aspectos que entran en conflicto.

Es cierto que en la historia han existido grandes políticos cristianos, pero las cosas han cambiado y la sociedad postmoderna deja al cristiano con poco margen de maniobra.

Según el autor del libro, Obama ha evolucionado a lo largo de su vida en el sentido espiritual y es de esperar que lo siga haciendo durante su mandato presidencial.
Es cierto que las personas cambian con el tiempo, aprenden de sus errores y de sus aciertos. La transformación gradual en la vida cristiana es buena y necesaria si las motivaciones del cambio son las adecuadas. No es lo mismo cambiar nuestros intereses personales por la acción de la Palabra de Dios, que cambiar la Palabra de Dios por la acción de nuestros intereses personales.

¿Qué hará Obama? No me corresponde juzgarle, pero sí valorar sus palabras y hechos porque, como dijo Jesucristo, “por sus frutos los conoceréis”.

Puedes comprar el libro aquí: Popular Libros.

2 comentarios:

Liberto Brau dijo...

Excelente escritura, y no menos sugestivos los contenidos… Me interesaron mucho los últimos sobre Obama... Fue una agradable sorpresa encontrarte… Ojalá tengas curiosidad por el mío que recién comencé hace una semana a publicar una novela por capítulos, “Amanece púrpura”; una novela en proceso, de la que ya he editado una parte del segundo capítulo. Iré escribiendo los siguientes siempre que haya lectores “suficientes” y “paguen” su lectura con el impuesto revolucionario de sus comentarios… Bueno, hasta otra, en tu casa o la mía… Un saludo cómplice. Volveré.

Miguel Ángel dijo...

Hola "Liberto",
Bienvenido y me alegro de que te guste el blog ¡Vuelve cuando quieras!
Muy interesante la iniciativa de tu blog y el pacto con los lectores. ¡Suerte con el "impuesto revolucionario"! ¡Ojalá estos impuestos fueran siempre de este tipo!